generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
26 Septiembre 2012

«"El jugador" de Dostoievski me supo a poco y pensé en escribir algo más potente sobre la adicción al juego».

ALBERTO ZURRÓN Abogado y escritor

Santiago CID

Alberto Zurrón, gijonés de nacimiento, reside en Oviedo desde 1969. Abogado y presidente de la Plataforma de Afectados por la Ley de Dependencia en Asturias, Zurrón dedica el tiempo que le queda libre a la literatura. Ha publicado poesía y ensayo y en los últimos años se encuentra centrado en la narrativa. Acaba de lanzar al mercado «La soledad de las cajas negras», una novela negra editada por OjoxHoja, en la que cuenta la historia de Siegfried, un ludópata, enfermo de cáncer terminal, que acaba enfrentándose a las mafias rusa y china para salvar la vida de su hija Lisa.


-¿Qué quiere transmitir con su novela?


-Es un toque de atención sobre algo que se está perdiendo: las relaciones paterno-filiales. Lo que se pretende transmitir es la fuerza de salvación de un padre hacia una hija que, en cuestión de días, se hace colaborador de la mafia rusa para poder conseguirle un pulmón. Siegfried se convierte, por tanto, en lo que nunca pensó que se podría convertir: en un auténtico luchador.


-El tema central de la obra es la ludopatía. ¿Qué le llevó a escribir sobre un asunto tan doloroso?


-En primer lugar, mi sensibilidad hacia todo tipo de adicciones patológicas, que pueden ser tratadas a través de experiencias novelísticas. Y, en segundo lugar, la lectura de «El jugador», de Dostoievski. Cuando lo terminé, me supo a poco y dije que se podía escribir algo más potente acerca de la auténtica adicción al juego.


-En la historia está muy presente el mundo de la abogacía.


-Mi experiencia de 22 años como abogado me ha servido para desarrollar escenarios creíbles. Incluso aparece el juez Garzón. No hay que olvidar que fue él quien desmanteló las dos mafias rusas más importantes presentes en España hace unos años.


-¿Qué destacaría de Siegfried y de su hija Lisa?


-Tengo una hija de 2 años y he trazado un cordón umbilical entre padre e hija que físicamente no existe, pero literariamente hablando casi entronca con las teorías edípicas de Freud, al producirse un apego importante entre ambos desde el momento en el que el padre lucha por salvar la vida de su hija, y, en un camino de retorno, la hija lucha por extinguir la adicción de su padre a las máquinas.


-¿Es pura ficción o hay personajes de carne y hueso?


-Al final todas las obras son un poco autobiográficas. En este caso, Siegfried es una persona muy corriente y se convierte en un auténtico héroe. Eso es a lo que todos aspiramos en esta vida.


-¿Por qué Barcelona y San Petersburgo?


-Son escenarios que están muy condicionados por los personajes y por la propia temática de la novela. En San Petersburgo hay algo de mafia china y mucha mafia rusa, y en Barcelona y Madrid es donde aflora en los últimos tiempos la mafia china. Por tanto, creo que eran los dos escenarios más creíbles en ese sentido y ambos me son de sobra conocidos. Paradójicamente, conozco mejor San Petersburgo, porque ya he estado allí tres veces.


-¿En qué género encuadra «La soledad de las cajas negras»?


-La obra tiene una carga psicológica y de carácter muy importante en los personajes y, sobre todo, subyace el género germánico de la novela del personaje que se convierte en héroe. Digamos que la narración se sirve del género negro, pero solamente como trampolín.


-¿Cómo ha sido acogida?


-Bien, porque es una novela que alcanza al lector medio y al lector culto, los enlaza, y al mismo tiempo les exige lo suficiente como para hacerles meditar y, sobre todo, hacerles amar no la historia, sino la forma en la que está escrita, porque he cuidado muchísimo el lenguaje.


-¿Abogado o escritor?


-Soy escritor a tiempo parcial y abogado a tiempo completo. La independencia profesional y económica te permite la suficiente concentración y tranquilidad para crear historias y, al mismo tiempo, potenciar tu intelecto e imaginación en otras esferas y campos, como es el profesional.


-¿De dónde saca el tiempo para escribir?


-Hoy en día, solamente lo consigo madrugando. Me debo y me entrego por completo a la abogacía. El trabajo es cada vez mayor y, por desgracia, los proyectos literarios siguen en mi cabeza aflorando. Y esto es una condena. El escritor no funciona como el resto de los mortales, ni como el común de los artistas. Cuando un pintor tiene un cuadro en la cabeza puede verlo rematado en dos días. Un escritor puede estar años con una idea en mente hasta lograr alumbrarla y, si no lo consigue, es capaz de estallar.


-¿En qué género se siente más cómodo?


-Me siento igualmente cómodo en el ensayo y en la novela. La poesía está completamente abandonada. Sin embargo, el aliento lírico siempre alcanza a estos otros dos géneros.


-¿Algún proyecto en mente?


-Estoy emboscado en un ensayo dedicado a compositores e intérpretes de música clásica. Al mismo tiempo, estoy con un libro de relatos cortos. Seguramente, ambas obras se publicarán hacia 2014. Además, este año tengo previsto empezar a escribir la que será mi tercera novela.

Fuente de la noticia: La Nueva España
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet