generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
25 Junio 2012

'Madre, hermano, amante' reúne ennoblece y explica las letras del cantante
'Narrativo, costumbrista y con mucho humor', lo define su traductora.

"Nunca tuve la intención de ser letrista. Había querido ser una estrella del pop desde más o menos los ocho años (que es probablemente la edad con que vi por primera vez la película 'Help!' de los Beatles), así que allá por 1978, cuando finalmente convencí a tres amigos del colegio con halagos para que formaran un grupo conmigo, éramos demasiado ineptos para tocar las canciones de otros. Así que tuvimos que escribir nuestro propio material. Como se trataba de mi banda y yo era el cantante, acabé teniendo que escribir las letras yo".

Así, prácticamente pidiendo disculpas, arranca 'Madre, hermano, amante' (Reservoir Books), un libro que reúne por primera las letras de 78 canciones del ultracarismático Jarvis Cocker, considerado por una parte de la humanidad como uno de los más lúcidos letristas contemporáneos, autor de himnos pop tan universales como 'Common people'.

El libro reúne, en edición bilingüe y por orden cronológico, las letras de temas como 'My legendary girlfriend', 'Razzmatazz', Disco 2000' o 'Modern marriage' y apuntes del propio Cocker sobre la tarea del escritor y el arte de volcar las vivencias personales en canciones. "Para que suenen verdaderas deben estar ancladas en tu propia experiencia personal (pero no ocupar su sitio). Yo suscribiría la visión de Leonard Cohen: 'El arte es la ceniza que queda en tu vida cuando esta arde bien'", confiesa el 'crooner' británico en el libro.

Pero, ¿cómo es el Cocker letrista? "Narrativo, costumbrista y con mucho humor", explica Lucía Lijtmaer, su traductora al español. "Sus canciones hablan de las diferentes etapas de su vida: al principio, de dejar su ciudad natal, Sheffield, y de lo que se siente al ser la voz de una generación. Y en los últimos años, de la crisis de la mediana edad, de la paternidad, del miedo al compromiso, de lo difícil que es estar en pareja... Aunque también escribe historias sobre las madres solteras que viven en los pisos de protección. O sobre un austronauta que vuelve de Marte y se encuentra con que su mujer no le ha esperado. Lo cierto es que una de las cosas que me sorprendió al traducirlo es la cantidad de referencias que hay al espacio exterior. Me encontré con cohetes, alusiones a estrellas fugaces y a viajes espaciales que no me esperaba", cuenta Lijtmaer.
[foto de la noticia]

La traductora confiesa que le tenía ganas al líder de Pulp dese hacía mucho tiempo. De hecho, es autora de una investigación que desarrolló en la Universidad Autónoma de Barcelona sobre las relaciones de clase y género aplicadas a las subculturas y, en concreto, al brit pop. A partir del ensayo de Joan Harris 'The last party: Britpop, Blair and the demise of English rock', Lijtmaer empezó a interesarse sobre la connivencia entre el nuevo laborismo de Blair y los grupos de pop que surgieron a mediados de la década de los 90.

Una alianza con intereses políticos y mediáticos entre la, por entonces, renovadora Tercera Vía de Blair, los Young British Artist aupados por la galería Saatchi y los cachorros del brit pop que desembocó en la llamada 'Cool Britannia' en la década de los 90 (y cuyo superviviente más exitoso es Damien Hirst). "Los hermanos Gallagher visitaron Downing Street y Blur también coquetearon con las esferas políticas, pero Cocker se mantuvo la margen de todo eso", recuerda Lijtmaer, que destaca su manera de "mezclar el pop y la política". "Puede que no lo hiciera de una forma tan militante como los grupos de los 80, sino más bien estetizada, pero en sus canciones, Pulp hablaban de reclamar las calles, de tomar la ciudad, en contra de la gentrificación".

En 'Cocaine socialism', Cocker habla de cómo fue tentado para acercarse a las filas del Nuevo Laborismo antes de las elecciones de 1997 (que Blair ganó) y prestar su imagen a la por entonces oposición. "El socialismo cocainómano parecía ser el paso lógico después del socialismo de champán", escribe Cocker. Al traducir la canción del original, Lijtmaer tuvo que lidiar con el doble significado de la palabra 'party' en inglés, que significa 'partido' y 'fiesta'. ¿Y el origen de 'Razzmatazz', otro tema legendario que ha dado nombre a una de las discotecas más destacadas de Barcelona? Cocker confiesa en las notas al final del libro, en las que desgrana el significado de algunas de sus letras, que se inspiró en una cita del 'hit' de Quincy Jones de 1981 que lleva por título el mismo nombre.

Más revelaciones: Cocker escribió 'My legendary girlfriend' pensando en 'L.A. woman' de The Doors. Y no recuerda haber escrito la letra de 'This Is Hardcore': "Lo único que tenía de esta canción era el título. Me senté a escribir la letra y me emborraché tanto que cuando me desperté al día siguienre no recordaba haberla escrito. Apliqué el mismo método a la hora de grabar la voz. No sé cuánto creo en la teoría del inconsciente, pero esa letra venía de algún sitio".

¿Y qué hay de 'Common people', la canción, en singular, el tema con el que millones de jóvenes se identifican y que en la edición de 2011 del Primavera Sound, en el concierto de reunión de Pulp, adquirió un aura todavía más especial y mística, al verse envuelta en el fervor de los indignados? Cocker recuerda que se inspiró en una chica griega que conoció cuando estudió en la escuela Central Saint Martin's. Chica a la que años más tarde intentó reencontrar y cuya búsqueda se convirtió en el documental 'The story of common people'. "Me encantó lo que dijo Jarvis cuando le preguntaron si había escuchado la versión que hicieron Manel. 'Sí, y mis abogados también'", bromea Lijtmaer, que adora la parte más gamberra del cantante. "Para mí, uno de sus momentos cumbre fue en la gala de los Brit Awards del 96, cuando interrumpió la actuación de Michael Jackson, que estaba interpretando en plan mesiánico Earth Song, rodeado de niños, y salió al escenario a hacer 'un calvo'".

Cocker, que el pasado septiembre cumplió 48 años, sigue manteniéndose en perfecta forma y conserva intacto todo su estilo y carisma sobre el escenario. El de Sheffield, que el pasado octubre fue fichado por Faber como editor, visitará Madrid dentro de unos días para presentar 'Madre, hermano, amante', las rima que más veces ha utilizado en sus canciones en todos estos años.

Fuente de la noticia: El Mundo
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet