generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
14 Junio 2012

Paco Abril presentó el primer libro para niños del escritor praviano, editado en castellano y asturiano.

Elena FERNÁNDEZ-PELLO

«El papá que no sabía contar cuentos» es el primer libro que Pepe Monteserín ha escrito «con el propósito de que también pudieran entenderlo los niños». «Tiene el visto bueno de diez niños», lectores «insobornables», según el propio autor, y está protagonizado por un padre que «no era un héroe ni un ser extraordinario». «De niños, esperamos que nuestros seres queridos se comporten como dioses, especialmente nuestros padres», comentó ayer el escritor, en la concurrida presentación que tuvo lugar en la librería Cervantes, pero «no debemos olvidar», advirtió, «que también los padres necesitan dormirse con los cuentos».


Pepe Monteserín contó con la colaboración de Paco Abril, que, como él, escribe desde hace años en LA NUEVA ESPAÑA. Juntos presentaron «El papá que no sabía contar cuentos» y con ellos estuvo también Ángela Sánchez, de la editorial Pintar-Pintar, la que ha publicado el álbum, con llamativas ilustraciones de Miguel Tanco.


El libro se presenta en una colección infantil, pero Monteserín aseguró que «el adulto, más allá de la lectura superficial o, digamos ingenua, también encontrará otras verdades ocultas». En su cuento, dijo, «no hay susto ni muerte», pero aunque falte un «¡de repente...!», como Abril le recrimina, él cree probable que a los lectores, cuando crezcan y caigan en la cuenta de ciertas cosas, se les pondrá «la piel de gallina» y despertarán «sobresaltados a mitad de la noche».


Paco Abril hizo ver que «un cuento de dos folios puede tener más importancia y repercusión que una novela de seiscientas páginas». Él, entre todas las definiciones que se han dado de literatura infantil, elige aquella que dice que es «la que también pueden leer los niños». El coordinador de «La Oreja Verde», el suplemento infantil de LA NUEVA ESPAÑA, citó la inscripción en el edificio de la Gota de Leche de Gijón: «Quien construye casas para los niños derrumba los muros de las cárceles». Lo mismo se puede aplicar, opina, a quienes escriben cuentos.


Ángela Sánchez, la editora, confía en que «El papá que no sabía contar cuentos» llegará a Iberoamérica y a Estados Unidos a través de los programas de la editorial.

Fuente de la noticia: La Nueva España
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet