generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
14 Diciembre 2011
La editorial Capitán Swing recupera un texto de propaganda del Nobel a favor de la carrera armamentística de EEUU en 1942

Cuesta creerlo, pero 20 años antes de que John Steinbeck (1902 -1968) recibiera el Premio Nobel y tres años después de escribir Las uvas de la ira, publicó el bochornoso libro que las Fuerzas Armadas de EEUU le habían encargado para ensalzar la carrera armamentística que conduciría al país a la entrada de la II Guerra Mundial, y en el que llega a tocar la cumbre del patrioterismo más barato: "Debemos congratularnos de que ciertas autoridades civiles timoratas y determinados clubes de damas no hayan conseguido erradicar del país la tradición de la posesión y uso de armas de fuego, esa profunda y casi instintiva tradición de los norteamericanos. Porque un rifle o una ametralladora no se aprenden a disparar de verdad en pocas semanas".

Así es como el mismo autor que se preocupó y se empeñó en exaltar los valores de la justicia y la dignidad, al retratar el camino de una familia campesina hacia mejores condiciones laborales en California, tras el desastre económico de 1929, se presta a engrasar la perfecta máquina de matar, con un increíble ejercicio propagandístico, en el que es alistado para alabar el crecimiento y refuerzo de una división militar que hasta ese momento curiosamente a las puertas de la conocida provocación de la marina imperial japonesa en Pearl Harbor (Hawái) no se había desarrollado.

Las Fuerzas Armadas le encargaron un libro que llama al alistamiento

"Al atacarnos destruyeron a los mejores de sus aliados, a saber, nuestra atonía, nuestro egoísmo y nuestra falta de unidad", razona el autor de De ratones y hombres. La mejor arma de Steinbeck es, sin pudor, acusar a las nuevas generaciones que salían del crash: "Una anarquía de pensamiento y acción se había asentado en los jóvenes del país. Quizá podría haberse hallado un antídoto contra tan venenosa ociosidad y deriva", escribe en la introducción al libro cínicamente para llamar al alistamiento masivo de los jóvenes.

A esa juventud vaga la ensalza a renglón seguido, para demostrar que da gusto vivir en un país de obreros, nacidos para aplicar sus conocimientos a la guerra a pesar de sus travesuras adolescentes: "Los muchachos y jóvenes de pueblos y granjas llevan la maquinaria en el alma. Dos generaciones de jóvenes han volcado sus Ford modificados, los han mantenido funcionando con saliva y alambre cuando hacía ya tiempo que estaban para el desguace [] los chicos de granja que han mantenido a los viejos tractores latiendo sobre la tierra mucho después de habérseles dado por desahuciados". Esa generación perdida de carreras de coches y campesinos debía atender a la responsabilidad de defender a su país. A la guerra, en la nueva fortaleza aérea.

Toneladas de arsenal

El autor defiende "la tradición de la posesión y uso de armas de fuego"

Bombas fuera. Historia de un bombardero (Capitán Swing) debía demostrar, tal y como le pidió personalmente el presidente Roosevelt, que "los grandes bombarderos pasaban a ser la mejor de nuestras armas". Se refería a la creación del B-17 Flying Fortress y el B-24 Liberator. El primero fue el precedente de los B-29, que soltaron las bombas nucleares sobre Hiroshi-ma y Nagasaki, los mismos que formaron parte de las casi 2.700.000 toneladas de bombas que los ataques aéreos aliados arrojaron en sus campañas. Los mismos que dejaron, sólo en Alemania, 300.000 muertos y 780.000 heridos civiles. "Ahora sabemos que nuestra costa no puede ser atacada por flotas invasoras, siempre y cuando contemos con un vasto número de bombarderos de largo alcance con los que detectar al enemigo en el mar y destruirlo antes de que pueda arribar a nuestras orillas". Una vez más, la historia del miedo paliada con millones de kilos de arsenal.

En resumidas cuentas, John Steinbeck cree que el equipo humano que forma parte del bombardero es una "organización verdaderamente democrática"; que los aviones son bautizados por sus tripulaciones como Little, Eva y Elsie, porque "obedece a ese rasgo tan típico del norteamericano de establecer una suerte de relación de afecto con su máquina, de dotarla de vida"; sobre esos nuevos seres, los soldados, antes simples golfillos de barrio, explica detalladamente cómo sufren una extraordinaria transformación en el campo de adiestramiento: "Sus cuerpos se están enderezando, la cabeza se les ve más alta, se detecta cierto brío en la marcha"; y su éxito más allá de las fuerzas aéreas está garantizado porque "en tanto que jóvenes sanos, todos gozarán de un gran éxito entre las chicas".

¿Las características de estos soldados? "Gracias a su agudo sentido de la coordinación, el tiempo y el ritmo, serán en su mayoría buenos bailarines y les gustará bailar []. Serán atractivos aunque no necesariamente guapos". Total, basta con que sepan que "pertenecen a una selección privilegiada", la que mata y muere por la "supervivencia y el futuro de la nación entera como bandera".

Fuente de la noticia: publico.es
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet