generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
22 Octubre 2011

El presente y el pasado, San Francisco y La Toscana son los escenarios elegidos por Titania Hardie para "La casa del Viento", una novela publicada ahora en España y planteada por la escritora australiana como la "crónica de un viaje" desde lo racional a lo mágico, del dolor a la esperanza.

Con el vértigo que supone publicar un segundo libro tras el éxito alcanzado con su ópera prima, "El laberinto de la rosa", una obra que en este país vendió 150.000 ejemplares y que fue traducida a diecinueve idiomas, Hardie, explica en una entrevista con Efe, que en esta ocasión le interesaba ahondar en la diferencia entre "vivir" y "sentirse vivo".

Una reflexión que hará de la mano de Madeline y Mia, dos mujeres muy alejadas en el tiempo y en el espacio -la primera vive en San Francisco en el siglo XXI y la segunda lo hizo en La Toscana en el siglo XIV- pero relacionadas "íntimamente".

Cuando era niña Mia perdió el habla y por tanto la capacidad de expresar sus sentimientos tras ser testigo del asesinato de su madre; varios siglos después Madeline, una joven abogada de ascendencia italiana, se repliega en sí misma tras la muerte en un accidente de tráfico de su prometido, Christopher.

En este relato de historias entrelazadas, la autora propone "mirar al pasado para entender el presente" en un recorrido que no tiene otro sentido que comprender el significado de la propia vida.

La búsqueda de sus ancestros llevará a Madeline a La Toscana italiana, al mismo lugar "mágico" y "espiritual" donde vivió Mia seiscientos años antes y donde "descubrirá quién es".

La autora compara este viaje a un "peregrinaje", al camino que recorrían los caminantes hacia los lugares sagrados de La Toscana y que en la novela encuentran cobijo en Borgo Santo Prieto.

La villa medieval, que combatió en las últimas décadas del siglo XIV la peste bubónica, es hoy un renovado establecimiento hotelero, localizado en las inmediaciones de la abadía cisterciense de San Galgano al que la autora se retiró para escribir parte de la obra y en el que recibe a un grupo de periodistas.

"Hoy no nos hacemos las mismas preguntas que en el pasado e incluso no estamos seguros de si hay que tener fe o cual hay que tener", dice Hardie, para añadir que Madeline es "una joven con educación" pero pese a su racionalidad en una situación de crisis "necesita algo más".

Y para salir de esta encrucijada todos los caminos son válidos, ya que, dice la autora, lo importante es "mirar al exterior, ser conscientes de que todas las cosas pueden tener otra lectura distinta y ser menos rígidos" a la hora de juzgar.

Pone de ejemplo la actitud de Mia y su tía Jacquetta ante la llegada a Santo Prieto de una joven pareja. Ella es buscada por la Justicia, está acusada de brujería y parricidio.

La mujer, a quien Mia llama la "bella peregrina", trabaja desde su llegada a la villa para que la joven recupere su voz al tiempo que invita a la pequeña a construir un jardín donde los sueños se puedan hacer realidad.

"Lo importante es que se juzgue a la persona, no cómo quiere la sociedad ni por el credo que tiene, sino por cómo es y por cómo se comporta contigo", indica Titania Hardie, afincada en Inglaterra desde hace 25 años, los mismos que residió en su país natal.

Su pasión por la historia medieval italiana y su conocimiento del folklore, la magia blanca y la adivinación hacen que la novela esté poblada de leyendas, simbolismos y mitología que ayudan a entretejer las dos historias.

Además, convencida del poder de la literatura Titania Hardie también ha construido una novela coral que diese voz a las mujeres.

"La literatura es potente porque nos da las palabras para acabar con el silencio que durante tantos años se nos ha impuesto, al tiempo que nos permite decir 'no' a situaciones injustas, y muchas voces unidas tienen mucho poder", asegura Hardie.

Y recuerda como Facebook ha contribuido al éxito de la "primavera árabe" ya que, dice, "mucha gente hablando ha logrado cambiar un régimen", aunque el poder de los libros viene, añade, de muy atrás.

"La casa del viento" (Suma de Letras), que estará en las librerías el próximo día 26, quiere ser también una denuncia al poder de las grandes corporaciones. En la novela una importante empresa tecnológica es denunciada por algunos de sus empleados que han caído enfermos tras trabajar en sus instalaciones.

Y pese a parecer que muchos empresarios salen impunes, porque lo único que consigue el bufete de abogados de los enfermos para el que trabaja Madeline es un "no hay veredicto", Titania cree que alzar la voz y decir "no" ya supone "el principio de un cambio".

Por Mercedes Bermejo

Fuente de la noticia: Yahoo Noticias
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet