generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
19 Septiembre 2011
El dramaturgo Juan Ramón Fernández escriba una de las novelas negras del año

Los estantes de la sección de novela negra de cualquier librería están últimamente cargados de libros de 400, 500 y hasta 600 páginas. Cuando el lector termina muchos de ellos se pregunta: "¿Cuántas pueden sobrarle a éste?". Y a bulto se responde: 150, 200, 300... Lo primero que hay que decir de 'Un dedo con un anillo de cuero', la primera incursión como novelista criminal (que sepamos) de José Ramón Fernández (Madrid, 1962), publicada por el sello EugenioCanoEditor, es que tiene la audacia y el buen gusto de resolver en sólo 137 páginas una historia a la que no le sobra, ni le falta, una miserable coma.

José Ramón Fernández tiene una larga (y multilaureada) trayectoria como dramaturgo, y ahí se nota la segunda cosa que merece destacarse de este libro: unos diálogos impecables, medidos al milímetro y precisos como un láser. Sutiles cuando corresponde y demoledores en los momentos en que hace falta mostrar al lector, con la debida firmeza, la autoridad inapelable del escritor que está detrás de la página. De los mejores que este lector se ha encontrado en muchos años en una novela española sobre crímenes y sobre la fauna que los protagoniza.

También notable, sin ser el punto fuerte del libro, es la ambientación provinciana, el escenario para la muerte en que se convierte una pequeña ciudad española en una época próxima a la actual. Un espacio donde aún pesan antipáticos fantasmas del pasado reciente o ancestral (antológica la escena del toro bravo dentro del vagón de mercancías, reténgala el lector), pero en el que irrumpe ya, con su irresistible poder de capilarización, la onda del crimen global contemporáneo, ese negocio más allá de la ley que cada vez emplea a más gente y a uno de cuyos procesos habituales se anuda, de forma fatídica, la tragedia.

Pero es que aún hay más. Por si lo anterior fuera poco, resulta que José Ramón Fernández se las arregla para desplegar desde el principio un elenco de 'dramatis personae', entre los que con arreglo a la ortodoxia se halla el asesino, y moverlos ante nuestras narices durante todo el rato sin que seamos capaces de oler por donde vienen los tiros. Y no porque no tengamos motivos, y menos aún porque el autor recurra a las trampas 'made in Agatha Christie' para generar falsas asunciones. Releída la historia, es imposible hallar un solo desliz, y los trucos del narrador, que desde luego los hay, son siempre de la mejor ley.

Súmese a lo dicho hasta aquí el perfil perturbador de no pocos de los personajes, desde los jóvenes amantes que desatan el desastre (una adolescente de sensualidad calculadora y diabólica, pero rota; un muchacho pendenciero y violento, pero iluso) hasta la galería de adultos que los contemplan con la envidia oscura del que ya ha visto pasar más de media vida y entre quienes intuimos, sin llegar a dilucidarlo hasta el final, que bien puede estar quien acaba trayendo a la muerte a escena.

Con todo esto, y sin temor a equivocarnos, 'Un dedo con un anillo de cuero' (el título es, quizá, el único reparo), resulta ser una de las mejores novelas negras que han visto la luz este año en nuestro país. Un debut imponente que permite augurarle una trayectoria más que prometedora a su autor, y que supone una felicísima noticia para aquellos que, en lugar de clichés mejor o peor traídos y recursos mejor o peor utilizados, cuando abrimos una novela negra esperamos encontrar a un escritor con voz propia y, por encima de todo, literatura.

Fuente de la noticia: El Mundo
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet