generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
14 Julio 2011
Título: Fotos tuyas cuando empiezas a envejecer. Autor: Maximiliano Barrientos. Editorial: Periférica

Los protagonistas de estos relatos son muy jóvenes al comienzo del libro. Pero van a conocer la vida y sus derrotas a lo largo de él... Casi forman parte de una única novela, puesto que todos ellos viven la misma historia: la universidad, el desencanto, los primeros golpes. Aspiran a ser médicos, abogados, pero también músicos de rock, y escuchan canciones que son banda sonora primero del amor y luego del desamor. Son fieles a sus deseos e infieles a quienes les resultan ya extraños.

Fotos tuyas cuando empiezas a envejecer trata sobre la pérdida y sobre todo aquello que rodea a la pérdida, ese proceso siempre de difícil reconstrucción que llega una vez que la vida que se quiso tener no fue posible. Estas hermosas y melancó-licas historias conectadas entre sí tratan, a su manera, de todas las desilusiones sutiles  -y las sorpresas- que implica dejar de ser joven y ser consciente al fin de que se está dejando de serlo. Trata de los amigos y de las relaciones de pareja, de la soledad que habita todos esos huecos. Trata de la memoria, de la forma en que vivimos con el pasado, trata de cómo éste se filtra y nos contamina con fantasmas y con lugares que dejamos y a los que no podemos volver.

«Hay que agradecerle a Maximiliano Barrientos su valentía para acercarse tanto a los personajes y la fuerza envidiable de su escritura, directa y muy visual, poblada de imágenes memorables, de historias que se multiplican y bifurcan, de ideas lacerantes, de personajes sólidos, viajeros permanentes, turistas en el centro de sus propias emociones.» Rodrigo Hasbún

«Maximiliano Barrientos pertenece a una generación de narradores y cineastas que se toma muy en serio la intimidad. La obra de Barrientos poco a poco va construyendo una gran épica de la desaforada Santa Cruz urbana de hoy, pero es una épica curiosa, que atiende más a los silencios interiores que al gran monumento. Los personajes de Barrientos son jóvenes que no se niegan a crecer; el problema es que lo han hecho, y han encontrado ahí desilusión, el fin de los sueños, la gran ruptura, el daño inconfesable.» Edmundo Paz Soldán

 

PÁGINAS DEL LIBRO

Una lengua de tierra cercada por agua. Animales muertos. Vacas, caballos. Un niño mira algo que es imposible determinar. Un reflejo del sol, un cuerpo de persona o de animal flotando, los restos de un auto. A unos metros, una casa prácticamente sumergida: sólo es visible el techo, parte de una chimenea rústica.

La foto fue tomada desde una avioneta que sobrevolaba la zona. Rodeándolos, kilómetros y kilómetros de agua. La premiaron, conmovió a los lectores de periódicos europeos y latinoamericanos. Una foto sensible y profundamente veraz, dijeron, que testimonia la tragedia de las inundaciones que sufrió Beni hace menos de un año.

Saqué un montón mientras sobrevolábamos el área. Quinientas, ochocientas fotos, dijo Ariel. No hice este encuadre a propósito. Sencillamente apareció
allí.

Estábamos solos en la casa y nos acababan de dar la noticia.

Un azar, me explicó. Una combinación milagrosa de circunstancias trágicas, la tonalidad de luz correcta, el instante en el que un niño, que posiblemente murió de disentería -muy cerca de un ternero agonizante o muerto-, miraba algo que nunca podremos saber.

Esa mezcla fortuita fue el inicio de nuestra buena suerte.

Estoy embarazada, dije en ese momento, cuando la euforia de la noticia ya había disminuido y hablábamos de lo que podía significar este premio -fríamente, pensando en mejoras económicas, en viajes, en vidas más plenas.

Ariel se sacó los lentes y sonrió como un tonto.

Sí, dije a pesar de que no había hecho ninguna pregunta. Será hombre. Se llamará Alejandro.

Fuente de la noticia: El Boomeran(g)
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet