generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
6 Julio 2011

Margaret Mitchell nació en 1900 en el seno de una acomodada familia. Inició la carrera de medicina pero el repentino fallecimiento de su madre le obligaría a abandonar sus estudios. Su gran bagaje cultural, fruto de su gran pasión por la lectura le permitió convertirse en  una de las pioneras del periodismo femenino.  Consiguió hacerse con su propia columna en uno de los  principales rotativos del sur de USA, el “Atlanta Journal” diario en el que trabajó desde 1922 a 1926.

Allí conoció  a su primer marido, Red Upshaw del que se divorció tras sólo un año de convivencia.
Unos años después contrajo matrimonio con John Marsh,  su esposo hasta su muerte acaecida en 1949.

En 1926,  una fractura de tobillo  le obligó a guardar cama.  Durante su larga convalecencia, alentada por su esposo, tomó su Remington y empezó a trabajar.

Nacía así su primera y única novela, “Lo que el viento se llevó”.

Pero su fractura sanó antes de acabarla.

Insegura, temerosa de no poseer el talento necesario, dudó en continuar pero una conocida le puso en contacto con un editor,  que al revisar el primer manuscrito, supo vislumbrar su gran valor y le animó a continuar. Con gran entereza reanudó su labor y continuó escribiendo  con  ahínco. Acostumbraba a hacerlo en folios sueltos que colgaba de las paredes de su hogar y escondía bajo los muebles cuando recibía visitas intempestivas.

Tardó 10 años en escribirla.  La finalizó en  1936 y se publicó el 30  junio de ese mismo año.
El 6 de julio de 1936 la prestigiosa revista 'Time' publicó la crítica que la consagró.

Fue un gran éxito editorial, en seis meses se vendieron más de un millón de ejemplares. La gran acogida del público y la crítica carecía de precedentes.

Permaneció 21 semanas en la primera posición  de la Book Review del 'New York Times'.
Poco  tardaron los estudios de cine en descubrir el  gran potencial cinematográfico que ofrecía la trama y ese mismo año adquirieron sus derechos por una cifra récord para la época, cincuenta mi dólares.

Sólo un año después, en 1937 la que sería  la novela más vendida de todos los tiempos, ganó el premio Pulitzer en la categoría de novela.

Tres directores fueron necesarios para rodarla pero finalmente Víctor Fleming lo conseguiría en  1939. El éxito fue fulminante, la legendaria película cosecharía 10 oscars.

Dato curioso que tachada de inmoral la censura franquista no permitiera su visionado en pantallas españolas hasta la década de los 50 apoyando sus razones en la voracidad sexual de su protagonista femenina.

El éxito de esta gran novela se encuentra en la maestría de la autora para conjugar historia y sentimientos con singular maestría.

Margaret Mitchell era una gran aficionada a la lectura de la historia contemporánea de su país. Para su obra eligió pues un marco que le era conocido.  La acción se desarrolla en el Sur de Estados Unidos de mediados del siglo XIX justo antes del inicio de la guerra de Secesión y la acción transcurre durante diez años después.

Si bien “Lo que el viento se llevó” no es sólo una novela histórica. El intenso romance que vive su protagonista, la convierte en una de las más legendarias heroínas de la novela romántica contemporánea. Margaret Mitchell supo crear un personaje único, una mujer fuerte, vital, poseedor de un carácter fuerte y luchador. Escarlata O’hara es un alter ego de la autora, que no sólo consiguió destacar en la sociedad machista y conservadora que la rodeaba sino que debió sufrir los malos tratos a los que la sometió su primer esposo. Unos hechos que se reflejan en la novela en la supuesta y criticada violación marital sufrida por la protagonista en la persona de su esposo.

Sujeta también a críticas por su supuesto mensaje racista se debe considerar el contexto histórico y  social en la que la escribió Margaret Mitchell, una mujer blanca del Sur de Estados Unidos que vivía en los años del apogeo del segundo Ku Klux Klan el momento en que la discriminación racial se encontraba en su punto más alto.

Dato curioso, es que una de los personajes de la novela, el ama negra de la protagonista en la película fuera ganadora de un oscar por su interpretación, el primero conseguido por una actriz negra.

“Lo que el viento se llevó” ha sido pues tachada de melodramática, racista, poseedora de bajo valor literario, extensa en exceso, e incluso poco merecedora del preciado Pulitzer pero no se puede negar que el hecho de haberse erigido como uno de los mayores  bestsellers de la literatura contemporánea convierten a su autora en una de las más destacadas escritoras de todos los tiempos.

Como apostaría  Escarlata ante las críticas “Francamente queridos me importa un bledo”.

Fuente de la noticia: La Vanguardia
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet