generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
9 Marzo 2011

El horror apocalíptico de Chernobyl, un grupo independentista madrileño (el PICHY), gatillazos sexuales y humor en sabias dosis para hacer llevadero todo lo anterior le han valido al escritor David Torres el IV Premio Logroño de Novela por "Punto de Fisión", que acaba de publicar Algaida.

"Después de 4 ó 5 novelas había adquirido cierto dominio de la forma y estaba preparado para experimentar, jugar con la estructura", dice en una entrevista con EFE el autor, que trenza en su obra cuatro delirantes historias aparentemente inconexas que culminan, para sus peculiares protagonistas, sin posibilidad de redención.

Como "meteoritos caídos de aquí y allá" fue recopilando Torres los materiales para una novela que "tiene tanto de disparate, que se compensan unos a otros".

A saber: Un manuscrito ambientado en la catástrofe de Chernobyl y protagonizado por un niño al que la mafia obliga a entrar en la zona contaminada a recuperar objetos valiosos, la historia del anodino Leonardo Zubiri, que se convierte en escritor tras caerle un rayo y las peripecias de un inspector de policía que debe enfrentarse al PICHY, que quiere volar los monumentos de Madrid empezando por la Cibeles.

La cuarta historia es la del editor Matas y su ayudante Julia, con gatillazo y todo, porque a Torres le parecía divertido poner en solfa los llamados "valores masculinos" y comienza la novela con un gatillazo para cerrarla con una erección.

"Me interesaba mucho la historia de Chernobyl, casi nadie la ha usado en la ficción y prácticamente no hay ningún libro de ningún tipo sobre aquello, no hay información, es como una historia borrada", señala, a la vez que recalca lo involuntario de que la publicación del libro coincida con el 25 aniversario de la tragedia, máxime cuando deplora "el oportunismo de los escritores con los centenarios y los aniversarios".

Y en este frenesí dantesco de radiactividad, terrorismo, amor, fantasmas de Franco, hipocondria y algo de porno era imprescindible utilizar el humor para aligerar, para endulzar, para poder contar historias tan terribles como la del niño ruso, Sergei.

Sin embargo, la historia que más le ha costado es la de Zubiri, "un personaje tonto que después toma una deriva totalmente distinta. Fue su historia la que después marcó toda la estructura del libro y además la descubrí mientras estaba escribiendo. Eso es lo más interesante de escribir, cuando sucede algo que no tenías planeado", subraya.

Además, el autor reconoce que en "Punto de fisión" hay más de sí que en sus libros anteriores.

"Hay mucho de mis miedos y de mis obsesiones. Al acabarlo me di cuenta de que tanto Sergei como Zubiri como el inspector Rodríguez y Matas lo que hacen al final es una autobiografía. Por eso el libro es una crítica radical del género autobiográfico", apunta.

Eso sí, lo de plasmar los miedos propios sobre el papel no ha funcionado: "sigo igual de hipocondriaco", dice.

Torres se revela en este libro como un gran arquitecto de historias, aunque para historias, las que brinda la realidad, "que es mucho más surrealista y descacharrante que cualquier novela", apunta el autor, que bien sabe lo que da de sí la vida real gracias a la columna de opinión que "regenta" en un diario nacional y cuyo título no deja lugar a dudas: "A diestra y siniestra".

La dureza con la que Torres habla desde su columna no es habitual entre escritores: "Hay mucha gente que habla en voz alta pero están amaestrados, lo que creo que cierra puertas a la gente como yo es que no estamos de un bando o de otro. Eso me ha cerrado puertas pero no me preocupa en absoluto. Para mí la escritura siempre ha sido el lugar de la libertad y si no tienes eso, no merece la pena", arguye.

Activo usuario de Facebook y bloguero, Torres cree que un escritor aún hoy puede renegar de las tecnologías, "pero es como ir en calesa".

"No son más que herramientas. Muchísima de la documentación de Chernobyl la encontré gracias a internet, pero es que no había otra manera", concluye.

Fuente de la noticia: ADN
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet