generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
8 Febrero 2011

La escritora italiana Melania Mazzucco ha presentado hoy en Barcelona "La larga espera del ángel", una biografía novelada del pintor Jacomo Robusti 'el Tintoretto' centrada en los últimos quince días de su vida y en su relación con su hija ilegítima Marietta, también pintora.

A Mazzucco sólo le queda pendiente, ha explicado, "descubrir los cuadros de Marietta", con la que tuvo una relación muy intensa.

La obra, editada por Anagrama, está escrita en primera persona y está centrada en los últimos quince días de vida del artista, un tiempo en el que rememora toda su existencia marcada por su pasión artística y una intensa vida familiar, y en especial su relación con Marietta.

Pintora como su padre, Marietta era hasta ahora casi un personaje de leyenda, pero la escritora ha descubierto que era real, que fue una mujer interesante de la que en vida se escribió una biografía, y que pintó con Tintoretto, aunque no se ha identificado ninguna de sus obras.

La escritora ha explicado que se le atribuyen una decena de autorretratos, pero ninguna obra en concreto, uno de ellos, el de una chica joven que se conserva en Florencia (Italia), y otro de una prostituta procaz que está en el Museo del Prado de Madrid.

Con esta novela, que ha tardado cinco años en escribir, Mazzucco cierra veinte años dedicada al estudio a la familia de Tintoretto, que se ha traducido en una obra sobre él y sus descendientes, y en esta novela, "La larga espera del Ángel", que para Mazzucco ha sido "un gran desafío porque era el creador de la vida de su hija, y el narrador tenía que ser él mismo".

En rueda de prensa, la escritora ha reconocido que "siendo una mujer joven, meterse en la piel de un hombre viejo, y un genio, ha sido un reto", pero explica que sintió que tenía que aceptar, y más cuando "Tintoretto era un hombre agresivo, y yo no, y todo era una antítesis de mi", porque también era un ser solitario e inconformista.

Según ha explicado la escritora, la narradora "no podía ser Marietta, porque siempre tenía que ser vista a través de los ojos de su padre", de quien ha dicho que ha sido el cerebro más terrible que ha tenido jamás la pintura.

Sobre los motivos que le llevaron a escribir sobre Tintoretto, ha explicado que en 1990, en una visita a la Iglesia de la Madonna dell'Orto de Venecia, donde está enterrado el pintor (aunque entonces no lo sabía), vio un cuadro al final de una nave que le impactó por la luz que tenía.

El cuadro de Tintoretto muestra la imagen de una niña que se dirige hacia una escalera, una obra sobre la presentación de la Virgen María cuando era niña en el templo, que habla de la paternidad y que representa todas las edades de una mujer, y "que tenía muy poco que ver con lo que había estudiado anteriormente del pintor".

Tras este descubrimiento, empezó a interesarse por la vida del pintor, que fue uno de los grandes artistas de la escuela veneciana y probablemente y uno de los últimos del Renacimiento italiano, autor de más de 600 obras, pero del que nadie sabía mucho de su vida.

Ha relatado que aunque le costó mucho encontrar documentos que hablaran sobre Tintoretto, porque mantuvo muy poca correspondencia con los grandes personaje de su época, escribir sobre él ha sido una "lucha cuerpo a cuerpo con el escritor" hasta descubrir cómo había sido su vida, que había tenido nueve hijos, y que entre ellos estaba Marietta, una hija ilegítima a la que cuidó educó y reconoció, en una época en la que esto era impensable.

Fuente de la noticia: ADN
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet