generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
11 Enero 2011

El amor, la muerte, la infancia, la huida y el dinero son grandes temas de la literatura, y a ellos acude el escritor catalán Use Lahoz en su nueva novela, "La estación perdida", una historia de perdedores y de ilusiones rotas ambientada en la España de la segunda mitad del siglo XX.

El nuevo libro de Lahoz (Barcelona, 1976) llega tras la buena acogida que tuvo entre lectores y críticos su anterior novela, "Los Baldrich", en la que reflejaba las peripecias de una familia de la burguesía catalana a lo largo de varias décadas y con la que fue elegido "Talento FNAC".

Como aquella novela, "La estación perdida" (Alfaguara) es de corte clásico y realista y es también ambiciosa, porque aspira a reflejar la evolución de la sociedad española desde los años cuarenta hasta la actualidad, el salto del mundo rural a la ciudad y las consecuencias del fenómeno complejo de la emigración.

"No hay proyecto literario que no sea ambicioso, y los míos lo son, por supuesto. Pero mi ambición, más que reflejar toda una época, es contar una buena historia, que enganche y que conmueva, que entretenga y que haga reflexionar", decía hoy Use (diminutivo de Eusebio) Lahoz en una entrevista con Efe.

En su nueva novela, quería escribir una historia de amor y de aventuras entre un buscavidas, una figura literaria y cinematográfica que le "fascina", y una mujer de un solo hombre, ingenua, honesta y capaz de cualquier sacrificio con tal de retener ese amor y de sacar adelante a su familia.

Para ello, el escritor se traslada a la España rural de la posguerra, en la que, como en el resto del país, la realidad estaba "teñida de luto y temores". Mucha gente se vio obligada a abandonar sus pueblos para intentar prosperar en la ciudad, sin saber muy bien en qué se metían.

El desarraigo que entraña la emigración lo refleja como nadie Santiago Lansac/Cádiar, el protagonista de "La estación perdida", quien tras una infancia feliz en su pueblo, Valdecádiar, descubre a los 18 años que era hijo adoptivo.

Incapaz de asimilar esa nueva realidad, comienza una larga huida; "se va del pueblo con la intención de ser otro, y eso le trastoca la personalidad", explica el autor, que se siente "muy orgulloso" de los personajes de su nueva novela, en especial de Santiago y de Candela Paz, el gran amor del protagonista, procedente como él de un ambiente rural y humilde y con una infancia marcada también por la tragedia.

"Candela representa la honestidad absoluta, la inocencia, la ingenuidad y la fuerza para sacar una familia adelante", dice con admiración Use Lahoz, a quien le gustaría tener las cualidades de su protagonista, que algo le debe a la Colometa de "La plaza del diamante", de Merçé Rodoreda.

"Ya quedan pocas Candelas en el mundo, y hay que protegerlas", afirma este escritor, que en su nueva novela ha querido "rendir homenaje" a esa generación de mujeres trabajadoras que, "provenientes de un ámbito rural, se vieron abocadas a irse a la capital con toda su ingenuidad a cuestas".

Santiago Cádiar irá desempeñando diferentes trabajos, primero en la capital (podría ser Zaragoza, pero Lahoz no lo especifica), luego en Barcelona y más tarde en Uruguay, país al que se va "creyendo que iba a hacer las Américas". Pero el trastorno de personalidad que sufre, y su alucinada imaginación, le impedirán llevar una vida normal.

Detrás de esta novela están los veranos que Use Lahoz pasó de niño y adolescente en un pueblo perdido de la España rural, y están también "las influencias literarias" de autores que admira, como Miguel Delibes y Antonio Muñoz Molina.

Amante de los clásicos -"a mí los clásicos no me han hecho nada malo, me llevo muy bien con ellos", asegura-, Use Lahoz tiene ya muy avanzada una nueva novela, ambientada en Madrid y en la que procurará "contar una buena historia".

Fuente de la noticia: ADN
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet