generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
14 Diciembre 2010
Llega a España la escalofriante novela de Jonathan Trigell. Relata la vida de uno de los chicos de 10 años que mataron a un niño de dos

Se llama Jack, como el asesino más célebre de la historia (el Destripador) y, como él, es inglés; sólo que únicamente cometió un crimen y cuando lo hizo era tan niño que, una vez cumplida su condena, nadie es capaz de reconocerlo por la calle. Mientras todos se preguntan dónde demonios está el asesino de la pequeña Angela Milton, Jack se siente como una oruga en su segunda vida. Tiene 24 años, vive en Manchester y sólo recibe las visitas de su supuesto tío, Terry, que en realidad es su tutor legal, el único que sabe quién es realmente Jack. Hasta que la prensa sensacionalista llama a su puerta.

La primera novela de Jonathan Trigell, 'Niño A' (Sajalín Editores), es un paseo por el lado más salvaje de la infancia de la mano de un asesino que no tiene nada que ver con el Patrick Bateman de 'American psycho' ni con el Tom Ripley de Patricia Highsmith. Porque Jack Burridge fue primero una víctima (de sus compañeros de clase) y después un jovencísimo verdugo (sentado en el banco, durante el juicio, sus pies y los del Niño B, su cómplice, ni siquiera tocaban el suelo, tan pequeños eran). U, más tarde, de nuevo una víctima, esta vez, de la prensa.

La novela está parcialmente inspirada en el asesinato del pequeño James Bulger, que tuvo lugar en febrero de 1993. James, que se quedó a un mes de cumplir los tres años, fue secuestrado por dos niños de 10 años en un centro comercial (en el que los chicos habían robado muñecos, pilas y pintura) que lo torturaron hasta la muerte y lo abandonaron en una vía del tren. Su cuerpo sin vida (y en dos pedazos, pues fue arrollado por un convoy) fue hallado dos días después de que su madre denunciara su desaparición. Las cámaras de seguridad del centro comercial permitieron encontrar a los culpables, que se convirtieron en los asesinos más jóvenes de la historia de Inglaterra. Su pena fue permanecer encerrados hasta alcanzar la mayoría de edad.

Algo parecido ocurre en la novela de Trigell, que enlaza el pasado del niño asesino con su presente de adulto convicto (pues, aunque en libertad, el chico debe rendir cuentas a su tutor de todo lo que hace), esbozando un retrato tan complejo como devastador no sólo del chico protagonista (y de su cómplice, que acabó supuestamente suicidándose en prisión) sino de la sociedad en la que creció y que jamás podrá perdonarle lo que hizo.

Trigell, elogiado por la mismísima Sarah Waters (otra autora amante de la literatura turbia), ha sido guía turístico, camarero, friganchín y chófer en Chamonix (Francia), ciudad en la que reside desde hace 10 años (él, como el protagonista de su historia, es inglés). Publicó 'Niño A' en 2007 y el mismo año su historia fue llevada al cine por John Crowley (y traducida a decenas de lenguas). Desde entonces, Trigell se dedica únicamente a escribir.

Fuente de la noticia: El Mundo
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet