generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
2 Mayo 2007
Editado por Siruela, es el séptimo título en las librerías de este narrador, que estudió hebreo antiguo como autodidacta, trabajó de albañil y se define como 'no creyente', aunque su obra apunta a 'la huella de la fe' en la historia humana.

A los 18 años, De Luca, de 57, participó con los jóvenes de la izquierda radical 'Lotta Continua' y cuando el grupo se disolvió, en 1976, trabajó como obrero, camionero o albañil, pero resistente a quedarse alienado en esas tareas, hizo cada día un hueco para su aprendizaje íntimo y personal.

Escribió novelas como 'Aquí no, ahora no' o 'Montedidio', relatos como 'El contrario de uno', y ahora llega con esta historia de amor 'entendido como alianza entre un hombre y una mujer' (Iosep y Miriam), en la que 'la vida vence', algo infrecuente -dice-, 'porque la vida casi siempre pierde' frente a la destrucción.

De Luca explica que 'En el nombre de la madre' es su versión de Miriam (María), que en hebreo tiene dos emes 'una grávida, de apertura, y la otra de cierre' y escribe que el ángel de la anunciación 'le deja un don y una ausencia'.

Junto a la historia de amor está la historia de la negociación entre la joven 'inseminada por el viento, como una flor' y la divinidad que, como diseño superior, está más allá de la costumbre o la ley.

'La divinidad le pide muchísimo a la joven y eso le da pie a negociar con Dios', aclara de Luca sobre la madre, que así negociará la entrega del hijo y por eso lo denuncia en las bodas de Canaán.

'Acostúmbrate al desierto que me ha transformado en tu madre', 'aprende la distancia que protege de los hombres', le dirá María a Jesús en este relato de afirmación del amor contra la ley, contra la adversidad -durante la ocupación militar del territorio romano-, o contra la rigidez de las costumbres.

De Luca subraya la 'soledad' del parto en el establo y 'la fuerza y sabiduría de la joven, mayor prodigio de aquella noche de Natividad'. 'La Navidad festeja a la madre, no al niño -replica- y empieza en marzo con el anuncio de la gravidez de Miriam/María. Sólo dos Evangelios hablan de ello, y lo hacen desde la perspectiva masculina'.

Y ¿qué dice el Vaticano? 'un cardenal opinó que es una historia ortodoxa... Yo no lo creo', sonríe el autor que aspira a 'no herir la sensibilidad de nadie, ni la religiosa, ni cualquiera'. 'Mi intento es el contrario al de Saramago, desciendo a lo más terrenal, hasta el vientre de María, es una historia ventrílocua', subrayó.

Estudió el hebreo antiguo para ir al origen y en esas historias remotas comprobó que 'no hay intento de atrapar al lector' y sintonizó con la voz de María. 'Si lograba captar la frecuencia precisa del tono de su voz, entonces la escritura fluía, salían las palabras y no necesitaba corregir'.

De Luca recalca que él siempre trabaja y trabajará fuera de la institución y de la Iglesia comenta que si el papa Juan Pablo II se esforzó por llevar el cristianismo a sus raíces hebreas, Benedicto XVI 'aún no sé cuán lejos está de la tierra'.

Su compromiso le lleva a participar en manifestaciones 'contra la guerra, contra los envíos de tropas militares o para defender los derechos de 'los migradores', que migran 'como los pájaros'.

De Luca compagina el alpinismo, pasión que narró en 'Tras la huella de Nives' (2006), con traducciones de libros del Antiguo Testamento en su afán por despertar en el lector su misma 'nostalgia hacia el texto sagrado' antes de que lo 'suplantaran' sus interpretaciones.

Fuente de la noticia: Terra Actualidad
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet