generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
10 Febrero 2010

Era Wall Street, el centro del mundo, del universo". Matilde Asensi, autora del superventas El último Catón, echó mano a un símil poco propio de una novela histórica para referirse a la Sevilla de hace 400 años, escenario de su nueva obra. La ciudad fue ayer también trasfondo de la presentación de la segunda parte de la trilogía sobre Martín Ojo de Plata, mujer que se trasviste de hombre para recuperar el honor de su familia.

La obra recrea la historia de la joven Catalina Solís en "la capital del Imperio" colonial. Una época en la que convivieron grandes fortunas y enormes miserias, durante el reinado de Felipe II y en pleno apogeo de la Contrarreforma y la Santa Inquisición.

A través del Archivo de Indias -el mayor centro documental sobre las relaciones españolas con América-, Asensi fue reconstruyendo los tres siglos en que Sevilla fue eje del comercio colonial. Una ciudad en la que, según la escritora, se generó "una cultura de pícaros, de apariencia, corrupción y deshonor".

Y en ese contexto, una mujer travestida que clama venganza a otra familia. Un personaje habitual en la literatura del Siglo de Oro. "Tenían que hacerse valer en un mundo de hombres. En la calle, la situación de la mujer era equivalente a la de la musulmana en la actualidad", comparó Asensi.

Indignación histórica
El trabajo de documentación ha llenado de indignación histórica a la autora de Venganza en Sevilla. "En esta ciudad se decidió la economía del mundo, cómo pudo ser que no lo supiéramos", se preguntó la autora. También admitió su sorpresa al leer bibliografía en la que se afirmaba que era normal entre los criollos "hacer muchos hijos a sus esclavas negras" para tener más mano de obra. "He aprendido que conocemos muy mal nuestra historia", remachó.

Arropada de sus editores en castellano e italiano, Asensi se declaró precursora dentro del género de aventuras de la novela histórica en castellano. Eso sí, se relegó al segundo lugar en la lista de los autores que personifican esta clase de literatura. "Primero fue Arturo -Pérez Reverte-, después fui yo, y después -la serie televisiva- Águila Negra porque la tele tiene mucho encanto y glamour", zanjó en broma.

Fuente de la noticia: El País
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet