generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
30 Octubre 2009

Después del voluminoso "Lecciones de ilusión", el escritor madrileño Pablo d'Ors ha vuelto hoy a presentar un nuevo texto, "El amigo del desierto", una novela corta, en la que trata sobre el silencio y la soledad, "el refugio perfecto para encontrarnos a nosotros mismos".

En la estela del "Siddharta", de Hesse, el nieto cura de don Eugenio construye un artefacto literario protagonizado por Pavel, un checoslovaco que cambiará el rumbo de su vida después de conocer a los miembros de una asociación denominada "Amigos del desierto", con sede en Brno (República Checa).

Durante una rueda de prensa junto al editor de Anagrama, Jorge Herralde, el autor ha mantenido que se trata de una obra que, sin referentes religiosos, es "neta y decididamente espiritual" y en ella presenta el desierto como "una metáfora perfecta del infinito para el que estamos hechos".

Preguntado, precisamente, si había viajado hasta una de estas zonas áridas para preparar el relato, d'Ors ha respondido que sí ha estado en una, "pero fue después de escribir el primer borrador del libro, porque no quería condicionar mi imaginación. Si viajé fue para confirmar que mis intuiciones eran certeras", ha apostillado.

Por otra parte, ha querido destacar que es de los que creen que la "gran aventura" del hombre es siempre la interior. "Ninguna aventura exterior -ha argumentado- lo puede ser tanto como cuando el hombre entra en sí mismo".

Antes de responder a las preguntas de los periodistas, el novelista, leyendo un extenso texto que había redactado previamente, ha querido desvelar quién era en realidad.

Entre otras perlas, ha sostenido que es un "tipo marginal", tanto en la literatura como en el sacerdocio, que no se alía con nadie, y que se "esconde", también en sus libros.

Con respecto de la literatura, ha dicho que, en líneas generales, ha sido un canto a la enfermedad y ha llegado el momento en el que le gustaría "sanar".

Como ejemplo de sus aseveraciones ha mantenido que la mayoría de los grandes escritores "están demasiado enfermos" y ha incluido en su particular listado desde Oscar Wilde o Virginia Woolf a Goethe, Dickens y Zwaig.

"En los últimos quince años -ha proseguido- he estado escribiendo como un loco y como un monje para demostrar y demostrarme que podía hacerlo. Este libro, en cambio, está escrito para no tener que demostrar nada a nadie".

Nacido en el año 1963 en el seno de una familia de intelectuales y formado en un ambiente cultural alemán, d'Ors debutó con "El estreno" y hoy ha dejado entrever que no descarta algún día poner negro sobre blanco sus experiencias actuales como capellán del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, donde "la muerte es una realidad cotidiana".

Fuente de la noticia: ADN
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet