generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
18 Octubre 2009
"El género policiaco me permite tratar el tema de la emigración española y la identidad"

La policía estrella de Frankfurt es una mujer que ronda los cuarenta, hija de madre gallega y padre alemán, que atiende por Cornelia Weber-Tejedor. Protagoniza la serie de novelas policiacas que está escribiendo la catalana residente en Alemania Rosa Ribas, cuya primera entrega, Entre dos aguas, fue traducida al alemán en junio por la editorial Suhrkamp, y la segunda, Con anuncio,aparece estos días en España en Viceversa. Del mundo de la emigración al publicitario, la serie aspira a mostrar panorámicamente la vida actual en la villa de Goethe.

Cuando hablamos con ella, Rosa Ribas prepara una lectura de su obra en la estación de Frankfurt, y por la tarde ha sido invitada al cóctel que ofrece Suhrkamp en la villa de su fallecido impulsor Siegfrid Unseld, uno de los actos más exclusivos de los que rodean la Feria del Libro. "Me ronda la tentación de ambientar una de mis novelas en la feria, pero no acabo de decidirme", dice la autora.

Nacida en El Prat de Llobregat en 1963, estudió Filología en la UB y, atraída por la cultura alemana, en 1991 se instaló en Berlín dando clases de español. Dos años más tarde se casaba con Klaus, un alemán diseñador de programas informáticos, con el que fue a vivir a Frankfurt. Tras casi un decenio como profesora universitaria, en el 2006 publicó la novela histórica El pintor de Flandes (Roca). Y de ahí pasó al thriller.

"Cuando tuve la idea para Entre dos aguas vi que el personaje de Cornelia daba de sí, y decidí dedicarle un ciclo de cinco novelas que permitieran ver cómo evoluciona ella y su entorno personal y familiar". El primer tema que le preocupaba era el de la identidad. "Al principio ella está convencida de que es sobre todo una policía alemana, pero poco a poco empieza a aceptar su mitad española, que hasta entonces había rechazado. Intento mostrar que la identidad no es algo que uno escoge, sino también una expectativa que los demás te crean. En Alemania, si eres puntual te dicen ´qué poco española eres´, y si eres impuntual, ´qué típica´". La reflexión es pertinente en una ciudad donde el 33% de la población es de origen extranjero. Al llegar a Frankfurt, Ribas empezó a frecuentar los círculos de la emigración española, entrevistó a los mayores y sus historias están en la base de su trabajo.

"La emigración española a Alemania de los años sesenta fue en general bien recibida -argumenta-, a diferencia de los italianos, de los que se pensaba que habían traicionado a Alemania en la Segunda Guerra Mundial. La integración de estas dos comunidades también ha sido muy diferente. El de los españoles es un discurso de éxito, te explican que a su llegada lo pasaron muy mal y tiraron adelante en condiciones muy duras, pero a cambio han conseguido que sus hijos pudieran estudiar en la universidad y colocarse uno odos pasos por delante de ellos. En cambio, el objetivo de los italianos es que la familia permanezca unida, y por eso en Frankfurt abundan pequeños negocios de italianos en los que todos participan".

El género policiaco, dice, le permitía abordar esta temática, sobre la que sorprendentemente se ha escrito muy poca literatura, de una forma atractiva para el lector. Así que pasó algunos meses documentándose en la jefatura de policía de Frankfurt mientras redactaba Entre dos aguas,publicada en España por Umbriel. "En esta primera novela de Cornelia el cuerpo de un emigrante aparece en el río Main. Cuando sus jefes le dan el caso se ve obligada a volver la mirada a su propio pasado, porque su madre le exige fidelidad al grupo de origen".

Con anuncio arranca de las amenazas enviadas a una agencia de publicidad y sigue con el homicidio de uno de sus directivos. "Frankfurt, con sus bancos y multinacionales, es una de las capitales de la publicidad; visité varias empresas y entrevisté profesionales para crear mi agencia imaginaria". A lo largo de esta segunda investigación, Cornelia se da cuenta de que sus jefes la utilizan como símbolo políticamente correcto del cuerpo al que pertenece. "Observé que la policía estaba haciendo propaganda de que contaba con personal turco o portugués, en señal de apertura y multiculturalidad, y utilicé el dato para mi novela".
Rosa Ribas vivió hace dos años el desembarco en Frankfurt de la literatura catalana. "Lo que ha quedado de aquella iniciativa es que autores como Jaume Cabré se han puesto muy de moda aquí, y otros ya conocidos como Monzó se han consolidado". Catalanoparlante escolarizada en castellano, "a la hora de escribir me salió el español de forma natural".

Como novelista policiaca, su trabajo tiene un aire a P. D. James, con escenas muy construidas y una atención constante a la cotidianidad y la psicología de las pequeñas cosas. Ahora ha acabado una nueva novela ambientada en Barcelona y está a punto de ponerse a redactar la tercera investigación de la comisaria Cornelia, "que transcurre en el aeropuerto de Frankfurt, microcosmos fascinante, con un tema de tráfico de drogas de por medio".

Fuente de la noticia: La Vanguardia
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet