generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
6 Mayo 2009

Guillermo Busutil - La Opinión de Málaga

Seguro que podrá aliviarle su malestar con alguna lectura, sin efectos secundarios y más barata que cualquier ansiolítico como Diazepam. De hecho la lectura actúa igual que un placebo al estimular el núcleo accumbens, situado en el cerebro, y producir la mejoría del cuadro sintomático del paciente. Y aunque es cierto que no es lo mismo leer un manual de autoayuda, un best-sellers y un título pseudo histórica, que una buena novela o un libro de relatos o de poesía, el hecho de practicar la lectura ya es, en sí mismo, un excelente antídoto para las numerosas enfermedades que dañan la salud del tiempo que vivimos. Esta época, sin que sepamos todavía por qué, la política y la televisión han ido inoculando en la sociedad (históricamente influenciable y manipulable) la agresividad, la cultura de lo superfluo, la fiebre del dinero y del consumo, el absentismo educacional, la falta de esfuerzo, el desinterés por el diálogo, la reflexión y el pensamiento crítico, el exhibicionismo del drama y el triunfo de la vulgaridad, entre otras contagiosas afecciones que han ido infestando a la población. El resultado de esta silenciosa pandemia, contra la que los gobiernos no han prescrito ningún tratamiento ni fármaco eficaz durante los últimos años, lo hemos conocido a través de diferentes diagnósticos como los del informe Pisa y del actual estado terminal de la prensa impresa. Aparte están los chequeos que se hayan hecho cada persona acerca de sus erróneas adicciones y de los absurdos lugares donde gastaron su vida, sus energías o sus sueños. Lo cierto es que cada uno de estos análisis ha certificado, en la mayoría de los casos, el grave deterioro causado por un estilo de vida bastante nocivo para el intelecto, para el sentido común y para el alma de las personas.
Pero no seamos catastrofistas. Aún estamos a tiempo de combatir los efectos de estas enfermedades y recuperar nuestra salud. Una buena manera de empezar a hacerlo es empezando a tomarse en serio los beneficios de la lectura. Leer es un ejercicio necesario para estimular la imaginación y la fantasía que sirven para contrarrestar los tiempos difíciles de la realidad, las estrecheces económicas que impiden salir de vacaciones o a cenar y las depresiones causadas por la soledad y el desamor. Leer es una fuente de conocimientos sobre la Historia, sobre la vida, sobre nuestras propias emociones y sobre las palabras que, como ha dicho el poeta y maestro Caballero Bonald, significan más de lo que significan en el diccionario. Sin olvidar que la lectura nos ayuda a recuperar y disfrutar ese valioso tiempo en el que uno no está para nadie, sólo para uno mismo. Les aseguro que la lectura hace que nos olvidemos del hambre, del dolor, de la angustia, del miedo, de los agravios ajenos, de la estupidez humana y que, en muchas ocasiones, un libro es un espejo de mano en el que recuperar nuestros anhelos, nuestra identidad, la necesidad de fugarnos de la realidad, de detener el tiempo y de, libro a libro, ir recuperando la salud y la humanidad que hemos perdido. Aquellos que se mediquen con la lectura verán como es más fácil salir del túnel de las angustias que nos ensombrecen y nos atemorizan. No le den más vueltas. Acudan a su librero más cercano y si no tiene claro qué medicamento les conviene, explíquenle los síntomas que padecen. Ya verán como les recetan un libro y, en pocos días, notarán la mejoría.

Fuente de la noticia: Cegal
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet