generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
28 Mayo 2008

El investigador de lo oculto reescribe su primera novela basada en las bilocaciones de una monja que más salió de su convento en Soria pero, en cambio, evangelizó a los indios en Nuevo México

"Este es un libro sobre la causalidad y el destino" dice Javier Sierra acariciando la portada del estucado suave de su nuevo libro, que en realidad no es tan nuevo.

La hipótesis de que la literatura es más consumo que cultura -o más realidad que ficción- lo demuestra el hecho de que las presentaciones de libros se realizan cada vez con más frecuencia en restaurantes y menos en librerías.

Y la percepción de que la religión se practica cada vez menos en las iglesias y más en otros lugares de placer lo atestigua la presentación, hoy, de La dama azul en un restaurante madrileño llamado La Sacristía. "Podemos considerar la contextualización [de los hechos que se narran en este libro] después de haber comido bien", adelanta el padre José Pedro Manglano, que viste sotana y sienta a la derecha del escritor.

Nos enfrentamos ante una novela de investigación basada en uno de los personajes favoritos de Javier Sierra. Es uno de sus temas. Si hay que hablar de María Jesús de Ágreda y el arte -es un decir- de la bilocación, hay que llamar al escritor de La ruta prohibida o La cena secreta.

"Tengo la certeza íntima de que buen aparte de lo ocurrido con el éxito internacional de mis libros ha sucedido para que este ocupe el lugar que le corresponde", dice el investigador echando leña al misterio. Se trata de la primera novela que escribió este todo-terreno de lo inexplicable, publicada en 1998, pero ampliada en sus detalles oscuros diez años después.

"El joven periodista que protagoniza la novela soy yo", desvela sin confesar un secreto que resulta evidente a los lectores. Su álter ego Carlos Albert sigue los pasos de una monja que vivió en el siglo XVII, sor María Jesús de Ágreda quien, al igual que otras religiosas de su tiempo (o religiosos, como el peruano Fray Martín de Porres), experimentó un fenómeno místico denominado bilocación. Mientras vivía encerrada en un convento del pueblo soriano de Ágreda, del que nunca salió, evangelizó a los indígenas de las tierras de Nuevo México, a 10.000 kilómetros de distancia, tiempo antes de que llegaran los misioneros españoles.

En dos sitios al mismo tiempo 

"Sor Ágreda sentía un amor inmenso y deseo casi infinito -narra Manglano- cuando veía mapamundis, le dolía tremendamente que toda esa gente no conociera a Dios". Este fenómeno, propio de la física cuántica -como explicó Francisco Alonso, investigador del CSIC sentado a la izquierda de Sierra- está escrito en documentos que se reproducen en el libro, por fray Alonso de Benavides para Felipe IV en 1630. "Hasta las partículas elementales se bilocan", apostilla Sierra. Lo que en el siglo XIII pudo haber sido magia, a nivel de partículas es explicable y la Iglesia lo considera un milagro.

Volviendo a las causalidades, cuando en 1991 Javier Sierra recibió el encargo de Enrique de Vicente -presente en la comida- de escribir un artículo sobre teleportaciones, acabó citando como referente histórico a la dama azul. Pero la casualidad le llevó, al volante de su viejo Seat Ibiza, el 14 de abril de 1991, un día de abrumadora nevada -descrita en el libro- a las puertas del convento donde la monja pasó clausurada toda su vida. Y allí pudo observar su cuerpo incorrupto. Y conocer de primera mano, por tradición oral, los hechos que la convertirían en venerable, que no santa.

"Las clausuras de las religiosas durante el Barroco eran tan estrictas -aventura el parapsicólogo- que es posible que los místicos potenciaran sus capacidades por necesidad".

Poco después, el director de la revista Más Allá le mandó a Arizona, donde pudo completar su historia. Una de las explicaciones del gran éxito que la primera edición de este libro tuvo en Estados Unidos se debe al desconocimiento de los americanos sobre un hecho que históricamente está documentado. Les había pasado desapercibido.

"Es una novela construida vivencialmente. Y por eso creo que es la más personal de mis novelas. Hay mucho de mi piel ahí", confiesa en un clima amical este hombre mediático, hipnótico narrador, dotado de una convincente magia televisiva.

Fuente de la noticia: Diario ADN
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet