generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
24 Septiembre 2015

Poeta, novelista y dramaturgo, el galés Owen Sheers dice que ha sido la poesía, sobre todo su lectura, la que le ha enseñado a crear "reacciones físicas" en el lector, como ocurre en su última novela en la que habla del trabajo de contar historias y la relación con "eso tan elástico que llamamos verdad".

"Vi a un hombre", editado por Reservoir Books, es el último libro de Sheers (Fiji, 1974), un "thriller" literario ambientado en el acomodado barrio londinense de Hampstead y en el que retrata a personas que "crecen con una pérdida".

Tras la pérdida de su mujer, Michael Turner, un escritor de éxito, se traslada a Hampstead, donde establece una cercana relación de amistad con los Nelson, la familia que vive en la casa de al lado.

Josh, Samantha y sus dos hijas pequeñas representan lo que Michael teme que jamás conseguirá: estabilidad familiar y un hogar. Esta nueva amistad parece servir de cura para Michael hasta que un día algo cambia radicalmente sus destinos y le hace plantearse un gran dilema moral.

Caroline, la mujer de Michael, era casi como "una fundamentalista de la verdad" y por eso plantea como un homenaje a ella su decisión de escribir frente a su anterior convicción de que una historia no necesita lectores para estar completa.

"Uno de los grandes goces de escribir es que puedes dar forma a todo lo que hay alrededor pero siempre está el misterio de la reacción química cuando la historia se encuentra con el lector", ha indicado Sheers, para quien el principal motivo de escribir es que alguien lo lea ya que así estás creando una relación desconocida que es la parte más interesante del oficio de escritor.

Sus personajes habitan mundos de autoevaluación y culpa después de que se sumerjan en la tendencia del mundo actual de participar en la vida íntima de los demás al mismo tiempo que tienen una gran capacidad para desconectar de las consecuencias y efectos.

A partir de este "punto de vista muy humano de experimentar la proximidad y la distancia" en las relaciones, Sheers va creando una trama en la que combina la lentitud de una inspección que hace el protagonista de la casa de sus vecinos una mañana en la que parece que no hay nadie en el inmueble con viñetas rápidas y pasajes del pasado, que van llenando de suspense la historia.

Una historia con un fondo psicológico en la que aparecen personajes "un poco perdidos" rodeados por "la profundidad de su tristeza y la gravedad de su pérdida", aunque sea para reconocer "que en las situaciones extremas hay otras facetas que se pueden revelar", ha indicado Sheers.

"Quería crear tensión y no sólo por lo que va a pasar sino sobre lo que habrá pasado con anterioridad, para tirar del lector en las dos direcciones", ha dicho Sheers.

"Me genera fascinación crear a través de las palabras una reacción física en el lector, lo que me ha llegado a la poesía, sobre todo de lector de poesía".

Una reacción que ha visto recientemente con su libro "Pink Mist", un drama en verso basado en entrevistas a heridos en combate que provocaba que, al representarse en el teatro, el público saliese llorando, algo que, ha dicho, sorprendió tanto al elenco de la obra como a él.

Fuente de la noticia: La Vanguardia
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet