generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
19 Junio 2015

Rosa Ribas retrata en su última novela la sociedad española de los 60 a través de la familia de la pequeña Lali.

Los 60 fue la época de las migraciones internas, de personas que viajaban a las grandes ciudades en busca de trabajo. ¿Cómo viviría ese telón de desarraigo una niña de 12 años? Ese es el punto de partida de la última novela de Rosa Ribas, 'Pensión Leonardo' (Nuevos Tiempos), a través de la cual hace un "retrato sugerente y conmovedor de aquellos años".

Rosa Ribas (Barcelona, 1963) no tenía previsto quedarse en Alemania, pero conoció a su marido y lleva ya 24 años viviendo allí. Sin embargo, confiesa, echa de menos su ciudad y, por eso. Barcelona es el escenario de las historias que narra. "Echo de menos el mar, saber que estar cerca, la sensación de aire que da". Es una apasionada de la literatura, en especial del siglo XVI, lee todo lo que cae por sus manos y reconoce que "el miedo real es a las personas".

Ribas dice que no tiene demasiada imaginación y por eso la pensión que describe es la que tenía su abuelo, la Pensión Leoncio. "Es un nombre mucho menos glamuroso", bromea la autora, quien insiste en que las historias que cuenta son ficción. Le gusta escribir en cafeterías, y 'Pensión Leonardo' la escribió en su café preferido, Kante, donde cada mañana se sienta como si fuera su oficina. "Es un sitio ruidoso, pero es un ruido familiar. Sé que cuando ponen el molinillo del café es como un terremoto, pero no me molesta, es un estímulo".

La 'Pensión Leonardo' es "el centro del universo de Lali", la niña que narra la historia. "Quería mostrar la pérdida de la inocencia a medida que vamos conociendo el mundo. Los doce años son una edad en la que se pregunta mucho, pero uno ya no se cree todo lo que le cuentan los adultos". Lali empieza a preguntar por el silencio de sus padres sobre su pasado. Ni siquiera le han contado el nombre de sus abuelos.

"Ponerme en la piel de Lali fue el mayor desafío, tener esa perspectiva y que saliese la voz natural de una niña, con su horizonte infantil, sin que pareciese redicha". Lali es sensible y curiosa. "Tengo la sensación de que, sin querer, he volcado mi yo pequeño en la novela y por eso me veo reflejada en la Lali adulta que da voz a la niña".

En 2006, Ribas abandonó su plaza de profesora en la universidad y comenzó a publicar. Desde entonces no ha parado. Ahora, ultima los detalles del libro con el que cierra su saga de la comisaria hispano-alemana Cornelia Weber-Tejedor, que aparecerá en mayo. También está terminando, "con pena", la trilogía de la periodista de sucesos Ana Martí. "Hay que aprovechar que el personaje está fresco".

Hoy, como en los 60, miles de españoles salen de su hogar en busca de trabajo donde sea. Rosa Ribas recomienda a todo el que elija Alemania que conozca el idioma porque "sin alemán te quedas aislado", además de inglés. Recuerda que allí "no nos están esperando y que como en España en Alemania también hay paro y trabajo de mala calidad".

Fuente de la noticia: El Mundo
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet