generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
21 Enero 2015

"Atrapada en el timo", es decir, ser una mujer trabajadora, madre y esposa que "no llega a casi nada" en el día y, si lo consigue lo hace "infartada" o tras morir "cinco veces al día". Así se siente Sonsoles Ónega, quien en "Nosotras que lo quisimos todo", aboga por el "Plan C" para salir de esta situación.

"Ese es el grito que lanza mi novela, existe ese plan que reside en cada una de nosotras y también en la sociedad. Somos una generación que ha nacido con las libertades y los derechos ganados, pero tenemos que aprender a gestionar esos derechos y esas libertades", ha explicado a Efe la periodista, recién llegada de su directo para Telecinco, donde hace la información parlamentaria.

La "madre de Iago y Gonzalo", como ella misma se describe en su cuenta de Twitter, explica que "Nosotras que lo quisimos todo" (Planeta) nació por una "absoluta" necesidad vital: la de explicar "qué nos está pasando a las mujeres de nuestra generación".

Y así, y con el personaje de Beatriz, directora de una multinacional de lencería, Ónega (Madrid, 1977) se mete de lleno en la situación que millones de mujeres viven en su día a día, es decir, intentar conciliar la vida familiar con la profesional, aunque la sitúa ante una decisión que puede hacer tambalear los cimientos de su vida: un traslado profesional a Hong Kong.

En este libro, que reconoce haber escrito "robándole horas a la noche", también hay mucho de ella misma.

"Al fin y al cabo -agrega- yo estoy atrapada en el timo, yo soy de las que no llegan a casi nada o llegan infartadas. Pero sobre todo hay mucho de mí a la hora de poner palabras a los sentimientos, a las situaciones, a la búsqueda de soluciones, porque esto es un problema que nos afecta a todas y todos".

Y las grita alto y claro al abordar uno de los mensajes que, aunque le parecen "muy peligrosos", escucha: "No puedes ser una mujer profesional con ambiciones y tener hijos".

"Por eso me encanta que Susana Díaz haya apostado por su maternidad en un momento en el que está en plena carrera profesional y en la cresta de la ola. Cuando una mujer con poder es madre, reconoce los problemas de las madres. Cuantas más mujeres con poder sepan de la dificultad de hacerlo todos (los políticos) probablemente busquen soluciones más prácticas".

En este sentido, si la presidenta andaluza le sirve como ejemplo para abordar este asunto presente en su novela, la mismísima María Emilia Casas, expresidenta del Tribunal Constitucional de España ha sido incluida en las páginas de su libro para que su protagonista vea el futuro con otros ojos.

"Intenté buscarle un hueco en la ficción -cuenta- porque es una mujer que desde su posición de poder intentó cambiar algunas de las formas de ser del Tribunal Constitucional".

Una afirmación rotunda que refuerza con una anécdota vivida: "Me contaba que cuando llegó a esta institución las deliberaciones se celebraban a partir de las 17:00 cuando los señores magistrados habían terminado de comer, copa y puro. Ella se plantó y dijo que no se podía deliberar a esa hora cuando en cualquier país de Europa estaban saliendo de trabajar".

Lo que planteó Casas a sus colegas, la conciliación, ha perdido "cierto valor" de "tanto manosearla" hasta el punto que expresa que "entre todos la hemos pisoteado un poquito".

Por eso, afirma que le encantaría "reinventar el término" y buscar otra palabra que definiera "lo que hay que hacer", es decir, como apunta, "conseguir una igualdad real, que la de ahora no lo es".

Así que, con esta convicción, la propia autora piensa que "Nosotras que lo quisimos todo" debería ser un libro no sólo de "prescripción obligatoria para los hombres", sino un texto cuya realidad estuviera en el "discurso político" porque así, "ellos", comprenderán "el agotamiento con el que la mujer llega al fin de semana".

Fuente de la noticia: Yahoo Noticias
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet