generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
28 Abril 2008

Shakespeare, el mundo del teatro, intrigas de corte y misterio aderezado con amores y desamores integran El laberinto de la rosa (Suma), de la escritora australiana, afincada en el Reino Unido desde hace 20 años, Titania Hardie. La historia de unos jóvenes que descifran un enigma de varios siglos ha logrado en 10 días ser la más vendida del Grupo Santillana, según datos de la editorial.

¿Qué ha enganchado a los lectores de una veintena de países para lanzarse a descubrir la intriga? Tal vez la necesidad de descubrir el misterio que esconden las páginas, saber qué hay detrás del pergamino que pasa de generación en generación de la familia de Will y Alex Stafford a lo largo de varios siglos y una llave de plata. "Creo que todos tenemos historias ocultas, misterios que no deseamos que sean desvelados, y la curiosidad puede que sea la que lleve a los lectores a no abandonar el libro", asegura la escritora.

Después de años dedicada al mundo de los jóvenes y los niños, ha decidido dar el salto a otro tipo de literatura. "Cuando escribes para adultos expones tu cabeza. Es como si la pusieses en la guillotina esperando que alguien decida que la hoja descienda. Tienes que tener el coraje suficiente para que las críticas disparen y no caigas. Me daba miedo y terror dejar los libros infantiles. Me sentía cómoda escribiendo para el público infantil. Antes de dar el salto pasé mucho tiempo pensando si sería o no capaz y cómo sería la respuesta del público. Parece que, a tenor de las respuestas de los lectores, la decisión fue la acertada", puntualiza Hardie.

La escritora eligió la época en la que reinaron Isabel I en Inglaterra y el emperador Carlos V en buena parte de Europa para desarrollar parte de la trama del libro porque fue "un momento importante de la historia. La mente del hombre estaba abierta, se plantearon muchas preguntas para las que no había respuesta. Ahora necesitamos de nuevo abrir nuestras mentes. Hay gente que quiere imponer a otros su estrecho modo de ver las cosas".

Titania Hardie habla de la espiritualidad, el mito y la magia que hay en los libros. De su pasión por la literatura española y, sobre todo, por Lorca: "Cuando te acercas a las lecturas del poeta uno se hace idea de hasta qué punto están relacionados la religión y el mito".

En la obra las influencias cinematográficas son más que evidentes, y lo confiesa cuando dice que su marido Gavrik Losey, hijo del director Joseph Losey, rodó algunas escenas de su libro. Joseph Losey fue víctima de la política del senador Joseph McCarthy al ser acusado de mantener actividades antiamericanas. El cineasta es autor de filmes como El sirviente (1963), Accidente (1967) y El mensajero (1970), película con la que obtuvo la Palma de Oro en Cannes. "El matiz cinematográfico es algo intencionado en El laberinto de la rosa. Quería que el lector pudiese sentir y oler mientras estuviese leyendo mi libro", asegura Hardie.

En la novela, los personajes buscan pistas para descifrar el mensaje y encontrar la llave que la madre de Alex y Will dejó antes de morir. Una llave que perteneció a John Dee, un matemático y astrónomo renacentista que practicaba la alquimia. Estaba convencido de que a través de la magia y la ciencia el hombre podía llegar a la voluntad de Dios. John mantuvo una estrecha relación con Isabel I, fue su astrólogo y la convirtió en una heroína.

El libro, según la autora, es un guiño a William Shakespeare y a su obra. "Su brillantez es inigualable". Hardie utiliza a Shakespeare como su particular narrador al describir la historia de Alex y Lucy.

En El laberinto de la rosa hay crítica a los fundamentalismos religiosos y a la política de George W. Bush. La escritora asegura que el mandatario no se escaparía a las críticas de Shakespeare: "Escribía en la corte del rey y se metía con él en sus propias narices. No creo que tuviese reparos en hacerlo ahora".

¿Qué es el laberinto? "La vida. Es un símbolo muy especial. Algunas veces vamos en una dirección y otras tenemos que caminar sobre nuestros pasos. Parece que vamos hacia ninguna parte y tal vez nuestra dirección esté predeterminada".

Fuente de la noticia: El País
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet