generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
27 Marzo 2014

La última novela del chileno Pablo Simonetti que publica Alfaguara en España es un relato sobre el amor y el fin de la inocencia, en la que “el núcleo del conflicto es el amor desesperado”.

En gran medida, Simonetti ha querido hacer una crítica socia, como en otras de sus anteriores obras, con un argumento que narra las experiencias de Felipe Selden, un joven homosexual, que proviene de una familia acomodada, conservadora y del Opus Dei, que busca encontrar su lugar de pertenencia, “no solo de referentes o maestros –dice el autor–, sino también de afectos y apegos”. “En el fondo este libro es una metáfora de la incapacidad de la élite chilena de aceptar que hoy vivimos un país diverso y pluralista, que necesita ser representado y visto en el espacio público”, explica Simonetti, reconocido activista en favor de los derechos de los homosexuales en su país.

Una novela autobiográfica, en la que Pablo Simonetti no es otro que el narrador –encarnado por el escritor Tomás Vergara quien, como él, ha rebasado la barrera de los cincuenta y ha reconocido públicamente su homosexualidad–, “con relaciones y conflictos muy cercanos”, ha declarado el escritor chileno, quien fue criado en el seno de una familia de inmigrantes italianos muy católicos y, contra todo pronóstico, decidió dedicarse a la literatura y hacer pública su homosexualidad tras la muerte de su padre. “Esta obra es muy autobiográfica, porque la esencia de los problemas que hay en ella es algo de lo que yo he sido testigo y he vivido en mi tiempo, pero que también he presenciado en los jóvenes homosexuales de hoy. Reconocer una opción sexual distinta a la tradicional tiene un altísimo costo e implica no sólo perder el trabajo, también el rechazo de la familia y, finalmente, el aislamiento social.”

La soberbia juventud aborda –con una prosa sencilla pero muy trabajada– el desarrollo de la identidad de Selden, el apuesto protagonista, donde uno de los componentes es su homosexualidad, pero no el único, pues también están muy presentes las creencias religiosas, las inclinaciones políticas –se declara abiertamente de derechas–, la educación recibida y la influencia de la familia, que el joven no cree contrarias a su identidad sexual. “En la novela intento mostrar que Selden representa a personas homosexuales que recién hoy están lidiando con esas dificultades”, explica Simonetti.

Una obra, en definitiva, que reflexiona sobre la soberbia de la juventud, que habla de la necesidad de no hacerse una idea equivocada de uno mismo –aunque esa sea la idea que tienen y quieren para nosotros los demás– y de cómo la edad puede condicionar nuestro juicio, hasta el punto de hacer mover la balanza hacia un lado u otro de la felicidad. Porque, es evidente que todos aspiramos a ser plenamente felices, pero en demasiadas ocasiones –sobre todo cuando somos jóvenes y nos creemos dueños de nuestro destino–, avanzamos por el camino equivocado. Y no está de más preguntarse, de vez en cuando, por qué.

Fuente de la noticia: cascaraamarga.es
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet