generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
14 Marzo 2014

Cifras, formato, nuevas acepciones, salidas, la creciente presencia de americanismos... El secretario de la Real Academia Española, Darío Villanueva, repasa lo más destacado de esta 23ª edición, que acaba de cerrarse.

La última vez fue hace más de una década (en 2001). La Real Academia Española (RAE) ha cerrado hoy la 23.ª edición del Diccionario de la lengua española (DRAE), que se publicará en octubre de este año con motivo de la conmemoración del III Centenario de la institución.

José Manuel Blecua, director de la RAE, ha entregado hoy a la representante de la editorial Espasa, Ana Rosa Semprún, el contenido completo del Diccionario en un dispositivo electrónico durante los próximos meses, hasta agosto, se llevará a cabo el proceso de revisión y corrección de pruebas, de modo que el DRAE pueda entrar en la imprenta después del verano.

El secretario de la RAE, Darío Villanueva, detalla a ABC las claves que encierra esta obra, que se distribuirá simultáneamente en España y América.
Cifras

«Este nuevo diccionario va a tener más de 93.000 lemas. Sube unos 5.000 en relación a la edición anterior. Luego, el número de acepciones llega hasta casi 200.000. El número de acepciones americanas serán en torno a unas 20.000 y también hay unos 6.000 artículos nuevos. También hay muchos artículos enmendados, son más 100.000. Ha habido mucho trabajo», afirma Darío Villanueva.
Formato

«El diccionario cambia de formato, lo que nos permite tener más espacio tipográfico. Esto es importante porque a veces nos critican que falten determinadas palabras. Claro, el diccionario no es un saco sin fondo tiene el espacio que el libro nos concede», indica el secretario de la Real Academia.

Además, será más manejable dadas sus nuevas dimensiones. Tendrá 2400 páginas y se editará en un solo tomo cuyas dimensiones serán de 17,5x26 centímetros. También se publicarán una versión en dos volúmenes, destinada a América, y otra especial para coleccionistas.
Nuevas acepciones

Un ejemplo: «Las tabletas ya estaban en el diccionario (de medicina chocolate...). Ahora aparece una nueva acepción: dispositivo electrónico que permite leer textos, almacenar información, etcétera). Es una acepción nueva de una palabra que ya existía que se refiere al nuevo lenguaje porque, desafortudamente, vemos que en muchos casos se sigue utilizando el anglicismo ''tablet'', lo cual es bastante absurdo porque la palabra es latina», señala Darío Villanueva.
Neologismos

Algunos ejemplos llamativos (puede consultar una selección de nuevos artículos aquí). «En términos políticos, ''cortoplacismo'' y ''cortoplacista''. También un neologismo que viene del inglés, pero ya adaptado, ''dron'' con el significado de aeronave no tripulada. En el lenguaje de la informática hemos incluido hipervínculo, que son términos de una etimología clarísima, propia de las lenguas referentes para nosotros, el latín y el griego», afirma el secretario de la Rae.
Americanismos

«Una cosa interesante. Este diccionario es un diccionario del español general, pero con una creciente presencia de los americanismos. El diccionario nuestro no recogía términos específicos de algún deporte como lo que ellos laman la pelota (beisbol americano), pero que en países como Cuba o Venezuela son deportes mayoritarios. Entonces hemos metido la palabra ''jonrón'', que viene del inglés ''home run''», indica Darío Villanueva.
Retirada de artículos

«Se puede meter algo si se quita algo. El espacio que deja un término que sale lo puede ocupar un término que entra. Salen generalmente los que hemos comprobado que ya no tienen ninguna vigencia. La Academia tiene que actuar aquí con mucha prudencia por una razón: El Diccionario de la Academia Española, a diferencia de otros diccionarios, pretende ser válido para entender el español desde 1500 hasta ahora. De este modo, hay palabras que no son de uso actual, pero que sí que están en la literatura de épocas anteriores que mantenemos», explica el secretario de la RAE.
Machismo

Frente a las voces que reclamaban que en esta edición se retiraran ciertos términos machistas, Darío Villanueva afirma: «La aplicación de criterios de lo que se llama corrección política al Diccionario es un asunto que a la Academia le ocupa continuamente. La Academia Española cuando hace su Diccionario, en primer lugar, no inventa palabras. Recoge palabras que existen y que existen con un nivel de uso intenso y amplio. En segundo lugar, la Academia no promueve, no promociona y no publicita palabras. Eso quiere decir que en el Diccionario están las palabras que sirven para seducir, pero también las que sirven para insultar porque el idioma es un instrumento de los seres humanos que sirva para lo bueno y para lo malo. Sería una manifestación de censura totalmente inaceptable un Diccionario en el que solo estuvieran esas palabras amables».

Ahora bien, según puntualiza el secretario de la RAE: «Otra cosa distinta, a la que la Academia está siempre atenta, es en la definición de determinadas palabras. Se puede pulir muy muycho lo que se define para que no contamine la definición de, digamos, la inconveniencia de lo definido».
Actualización versión en línea

«Parte de este trabajo lo hemos ido adelantando en la versión en línea del Diccionario. Hemos hecho cinco vaciados o volcados de algunas de estas modificaciones que ya estaban aprobadas a la nueva edición», explica el secretario de la RAE. De este modo, lo que se puede consultar ahora mismo desde internet o a través de la aplicación de teléfonos inteligentes «es más completo que la edición de 2001 pero no contiene todas las modificaciones que tendrá la vigésimo tercera porque hemos estado trabajando hasta el final», puntualiza Darío Villanueva.

Fuente de la noticia: ABC
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet