generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
4 Febrero 2014

Si en su anterior novela protagonizada por la subinspectora de los mossos d'esquadra Norma Forester, la escritora barcelonesa miraba al pasado, en 'La casa de las mariposas' pone el foco en la Barcelona actual.

Barcelona (EFE).- Si en su anterior novela protagonizada por la subinspectora de los mossos d'esquadra Norma Forester, la escritora barcelonesa Teresa Solana miraba al pasado y a la Guerra Civil, en La casa de las mariposas pone el foco en la Barcelona actual, sin obviar los problemas de la crisis y la corrupción.

En una entrevista con Efe, Solana, inmersa en diferentes actividades de la BCNegra, reconoce que "se ha despachado a gusto" con todo lo que está ocurriendo a causa de la crisis y con "la corrupción y su impunidad".

"Lo más preocupante -argumenta- es que los que participan de actos corruptos queden impunes o se les impongan penas muy poco proporcionadas".

A su juicio, todos los aspectos progresistas del Código Penal, que beneficiaban a los más desfavorecidos, "los aprovechan los corruptos de cuello blanco para no ir a prisión y conseguir indultos".

En La casa de las mariposas (RBA), la dama de la novela negra catalana relata la aparición del cadáver de una joven en el jardín de una antigua casa ocupada del barrio barcelonés de Vallcarca, el mismo día en que hay un accidente de aviación en el aeropuerto de El Prat con centenares de muertos.

A pesar de que hay pinceladas de humor, como ocurre en todas sus novelas -algunas de ellas rayan el sarcasmo-, en esta ocasión Solana reconoce que el tono es más sobrio por todo lo que cuenta, ya sea sobre los recortes o las altas tasas de paro.

"Me ha costado contenerme, no caer en el discurso panfletario, porque una novela no puede ser un panfleto, pero cuesta mucho, porque ves todo lo que ocurre y que siempre reciben los mismos. Con un mínimo de conciencia política y social todo ello te enerva", apunta.

Por otra parte, ha querido incluir alusiones al movimiento okupa porque entiende que, a pesar de que incluye a todo tipo de grupos y personas, en el barrio de Gràcia de Barcelona, que es donde reside, "muchos están comprometidos y beben de la antigua tradición anarquista, denunciando lo que les parece mal, como la especulación".

Asimismo, en la novela hay alguna que otra escena subida de tono y parejas que son infieles. "Todas las estadísticas dicen que una pareja que lleva muchos años casada, en un momento u otro de su vida es infiel. En la novela he querido tratar este hecho sin dramatismo, de forma civilizada", apostilla.

Con un pie en Oxford (Inglaterra), a donde partirá en agosto para residir allí durante una temporada, Teresa Solana valora muy positivamente el actual momento de la novela negra catalana, en especial, porque "han aparecido muchas voces nuevas, que tocan el género desde diferentes perspectivas, lo que es muy bueno".

A la vez, considera que el encuentro BCNegra permite que los escritores mantengan un contacto muy directo con sus lectores, siendo también "un buen escaparate para la ciudad".

Preguntada por nuevos proyectos, avanza que en octubre publicará unos cuentos infantiles, para niños entre 8 y 10 años, de ciencia ficción, "muy divertidos", y le está dando vueltas a una nueva aventura de sus bisoños detectives Eduard y Borja, dos hermanos gemelos, nada parecidos, y que siempre viven situaciones rocambolescas.

Tampoco esconde que le gustaría continuar con la serie de Norma Forester, esta subinspectora de los mossos, nieta de un brigadista de Manchester, que estudió Antropología en la universidad, con un marido forense, un exmarido homosexual, una hija okupa, una madre hippy y una tía monja, experta en cuestiones informáticas.

Fuente de la noticia: La Vanguardia
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet