generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
27 Diciembre 2013

Destacan los últimos títulos de Vargas Llosa, McEwan o Rosa Montero. Jesús Carrasco, Helen Oyeyemi o Khaled Hosseini, otros nombres destacados.

Este 2013 ha sido un año complicado, no descubro nada al decirlo, pero también ha sido un año de buenos libros. Historias que han calado entre los lectores por diversos motivos.

Y como no podía ser de otra manera, también ha sido un año de descubrimientos.

Intemperie, de Jesús Carrasco

Gracias a ello, hemos podido salir a la Intemperie de la mano de Jesús Carrasco, que nos trasladó a un espacio rural seco, duro, sin agua y violento, donde un niño se alía junto a un humilde cabrero para huir de un alguacil despiadado.

En ese deambular literario vivimos una de las grandes epopeyas del año: sutil, poética, directa.

La ridícula idea de no volver a verte, Rosa Montero

Nadie sale indemne de esa Intemperie, como tampoco de La ridícula idea de no volver a verte, donde Rosa Montero nos regaló una obra que está a medio camino de las memorias personales, el ensayo y la ficción.

Con esa demostrada capacidad que tiene para mezclar lo real con lo novelesco, la escritora evoca la figura de la gran científica Marie Curie, a la vez que reflexiona sobre la pérdida de su propio esposo, el periodista Pablo Lizcano y lo que esa muerte provocó en su vida. Este maravilloso libro habla de la superación del dolor, de la memoria, la ciencia, la ignorancia, pero también nos muestra a dos mujeres, Curie y Montero, valientes, decididas, que vivieron experiencias similares, en épocas y circunstancias muy diferentes.

El héroe discreto, de Vargas Llosa

No son las mujeres las grandes protagonistas de la última novela de Mario Vargas Llosa, El héroe discreto, sino más bien tres hombres a los que les vendrían muy bien el calificativo de "héroe discreto".

Ambientada en Lima y Piura, encontramos a un pequeño empresario propietario de una flota de autobuses que no cede a un burdo chantaje que pretende arruinarle. Pero también encontramos al dueño de una aseguradora que se enamora de una joven asistenta para vergüenza de sus hijos y que a su vez es ayudado por su amigo y mano derecha, el gran don Rigoberto, protagonista de otros libros del escritor peruano.

Estamos ante una preciosa novela repleta de humor, amor, sexo y valor.

Dispara, yo ya estoy muerto, de Julia Navarro

Como valentía encontramos en la propuesta de Julia Navarro, Dispara, yo ya estoy muerto, donde a lo largo de 1.000 páginas, compartiremos la vida de dos familias, una palestina y otra judía, a lo largo de varias generaciones. Con ellos viajaremos a San Petersburgo, París, y cómo no, Palestina, principal escenario, ya que la acción se detiene tras la creación del Estado de Israel.

Emoción, amistad y violencia son elementos omnipresentes en la que sin duda es la novela más dura de las que ha escrito hasta la fecha esta autora.

Y las montañas hablaron, de Khaled Hosseini

Un poco más hacia Oriente está ambientada la nueva propuesta de Khaled Hosseini, Y las montañas hablaron, ya que este autor afgano que vive en los EEUU, suele ambientar sus novelas en su país de origen, aunque en esta ocasión viaja también a otros espacios más lejanos para contarnos la odisea de dos hermanos que son separados de niños, ya que el padre no logra mantenerlos por falta recursos.

Pero también se refiere la obra a todos aquellos descendientes y demás personajes que se relacionan con ellos. Estamos ante una emotiva novela sobre el amor fraternal, pero también sobre el dolor del exilio, sobre la ausencia y la solidaridad. Es, por encima de todo, una gran historia de personajes.

Operación dulce, Ian McEwan

Como también encontramos fascinantes personajes en la nueva novela de Ian McEwan, Operación dulce, un libro aparentemente de espías, que al final deviene en una novela política, en un retrato agridulce de la Inglaterra de los 70.

Todo arranca con el reclutamiento de nuestra protagonista, que debe investigar y dar su opinión sobre un escritor del que se acaba enamorando. Pero claro, tratándose de McEwan, nada será lo que parece.

Herejes, de Leonardo Padura

Y sin dejar el relato más o menos detectivesco e intrigante, Leonardo Padura tuvo a bien publicar en este 2013 su estupenda novela, Herejes, protagonizada por Mario Conde, ex policía, librero y a menudo detective, que ya ha protagonizado otras historias anteriores. En esta ocasión, investiga lo que ocurrió con un cuadro de Rembrandt que llegó en un barco a La Habana procedente de Alemania, pero que desapareció.

Herejes es una novela donde el dolor y el desarraigo están muy presentes, narrada de manera compleja y ambiciosa, ya que pasa de la Holanda del XVII a la Cuba de los 50 con una gran precisión y eficacia.

La habitación oscura, de Isaac Rosa

Más hermética es, si cabe, La habitación oscura de Isaac Rosa, historia mucho más contemporánea, por cuanto está ambientada en el momento actual, y cuya acción transcurre en un espacio reducido y oscuro como su propio título indica. Y es que un grupo de jóvenes que tiene alquilado un local para sus encuentros de fin de semana, deciden crear una sala hermética y oscura donde todo vale, tras un apagón que se produce en el barrio.

Pero esa experiencia que durará años, se vendrá a pique cuando la crisis asole sus vidas y descubran que, lo que inicialmente era un espacio de libertad sexual absoluta, se ha convertido en un refugio donde soportar la crisis y el dolor.

El señor Fox, de Helen Oyeyemi

De alguna manera, El señor Fox, el escritor y protagonista del nuevo libro de la joven Helen Oyeyemi, encuentra refugio en los libros que escribe, pero el problema surge cuando este prestigioso autor que suele matar a todas las protagonistas de sus obras se convierte en un personaje literario por obra y gracia de una de sus musas.

Desde luego estamos ante una novela nada convencional, que dinamita las historias de hadas, pero que da aire fresco al panorama literario actual.

El arte de la defensa, de Chad Harbach

Una lectura obligada, como lo es el último libro que destaco de este año que se nos va a toda prisa, El arte de la defensa de Chad Harbach, donde un talentoso jugador de béisbol llega a una pequeña universidad para intentar ayudar al equipo que lleva una penosa trayectoria. Sin embargo, un mal lanzamiento, que nunca antes hubiera fallado, tendrá terribles consecuencias.

Es una preciosa novela sobre la amistad, la madurez y la repercusión que un hecho concreto, aparentemente banal, puede tener en nuestras vidas.

Son diez historias para destacar en este 2013, pero hay más, muchas más. Historias que nos recuerdan que, a pesar de la crisis, los recortes, los problemas, y la incertidumbre de un futuro que se acerca muy deprisa, siempre tenemos la posibilidad de encontrar refugio en los libros. Un lugar cálido, emocionante, intenso y hasta en ocasiones divertido, que nos protege y que nunca, o casi nunca, nos falla.

Fuente de la noticia: rtve.es
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet