generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
27 Diciembre 2013

El gallego presenta 'Ronin', una novela histórica con Coria del Río como uno de los escenarios principales.

-Ronin, basada en las relaciones entre Japón y España en el siglo XVII, es la segunda novela histórica que escribe tras el éxito de Assur, su primera obra, centrada en la entrada de los vikingos en la Península. ¿De dónde le viene esa pasión por la historia?

-Creo que un escritor debe ser honesto y, con ello, no me refiero a que robe o no bancos, sino a escribir lo que le gustaría leer. En mi caso, soy un lector muy ecléctico y también disfruto leyendo a Stephen King o Noah Gordon. Pero, por otro lado, recuerdos imborrables de mi infancia son los ratos pasados con clásicos como Espartaco o Ben-Hur. En resumen, escribo lo que me gustaría encontrarme en las librerías.

-¿Qué diferencia a Assur de Ronin?

-En Ronin había un condicionante, ya que existen lectores que me conocieron sólo por Assur y a los que no podía decepcionar. Sin embargo, he dado un paso más al ser ésta una novela con trasfondo histórico pero también con ese algo que la distingue de Assur. Digamos que me alejo lo bastante como para que no me riñan pero, al mismo tiempo, está lo suficientemente cerca como para no decepcionar.

-En esta ocasión apuesta por una palabra japonesa para darle nombre, ¿qué significado se le otorga a Ronin?

-Se traduce al castellano como "hombre de las olas". Es un término que designaba a aquel samurái que se quedaba sin señor. Saigo Hayabusa ostenta este cargo de guerrero antiguo del Japón y se desliga de su señor porque él mismo lo obliga. Se convierte en Ronin por cumplir su deber.

-Personajes españoles como Felipe III, el Duque de Lerma o Dámaso se entrelazan con protagonistas japoneses como Saigo. ¿Cómo se pone en la piel de figuras de tan dispares orígenes y ocupaciones?

-Como decía Ken Follet, no puedes estar seguro de que todo lo que escribes sea correcto en cuanto a los hechos, pero sí puedes ser plausible, razonable y conseguir que encaje con ese personaje. De esta manera, intento poner una palabra en la boca de un personaje que concuerde con su manera de expresarse, con sus acciones y con lo que la historia nos ha dejado de él. Por ejemplo, en el caso de Tokugawa Ieyasu, fundador del último shogunato (gobierno militar japonés) estudiar su biografía te ayuda a tener un buen bagaje de él.

-¿Ocurre lo mismo con los hechos históricos?

-Los acontecimientos hay que tratarlos con rigor. Ronin no sólo trata de la expedición de samuráis a Sevilla; lo adornan las guerras de Flandes, la situación de aquella España corrupta y rígida de los Austrias, tan rígida que Felipe III se murió mientras esperaba que le retiraran un brasero ya que no lo podía hacer él mismo por ser el rey, también ese periodo tan convulso de Japón. Por ello, hay que viajar a los escenarios, pedir favores a universidades y prometer a secretarias alguna cena [ríe].

-En Coria del Río, lugar donde concluye la expedición, encontramos una estatua que conmemora esa llegada de los japoneses a España. ¿Qué se recuerda hoy en día de ese legado?

-Por desgracia, muy poco, porque esa llegada no tuvo tanta importancia como se le ha querido dar en algunas versiones de la historia. Sin embargo, lo más importante es la pervivencia del apellido. El censo muestra que hay unas 600 personas en Coria con apellido Japón descendientes de los pocos comerciantes que se establecieron en este lugar. En el caso de esta provincia, creo que lo más bonito es el testimonio de ese apellido y el estar seguros de que así sucedió.

-Se le atribuye a usted un carácter polifacético: practica diversas actividades como tiro con arco, pesca con mosca, fotografía, jefe de barra de coctelería... ¿Cómo convive el escritor con todas esas otras facetas?

-Aunque no lo parezca, muchas de ellas tienen que ver con el hecho de escribir. Como lector soy muy pejiguera. Si se escribe sobre una escena con arco debe parecer que dominas esa habilidad. Y a veces parece que no has visto un arco ni de lejos.

-Si pudiera escribir sobre un acontecimiento trascendental en un futuro no muy lejano, ¿cuál escogería?

-El proyecto Manhattan, por el desarrollo de la bomba atómica, o la muerte de Julio César, por su entramado político. Aunque siempre he fantaseado con escribir sobre una muralla milenaria que hay en Lugo, donde he vivido muchos años, y descifrar lo que hoy en día aún es una incógnita.

Fuente de la noticia: diariodesevilla.es
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet