generico informar a su mdico acerca de los remedios a base de hierbas, vitaminas y aditivos si se da el caso.
4 Noviembre 2013

Era el creador de la popular saga ‘SAS’, que publicó a lo largo de cuatro décadas.

Gérard de Villiers acaba de publicar el 200º tomo de su saga de espías SAS, su alter ego ficticio con el que recorría los puntos calientes del planeta. A ritmo de cuatro novelas anuales, seguía la actualidad de cerca gracias a sus excelentes contactos en los servicios secretos franceses. El público general leía sus libros enganchado por su infalible receta de sexo, acción e intriga, mientras que en los círculos de servicios secretos y diplomáticos se leían a escondidas, buscando discenir qué parte tenían de realidad y cuál de ficción. Algo denostado por los intelectuales, sin un gran talento literario y acusado de sexista, reaccionario y con un toque racista, acababa de verse consagrado por The New York Times como el hombre “que sabía demasiado”. El novelista murió el pasado 31 de octubre a los 83 años de una larga enfermedad.

“Me considero como un cuentacuentos, alguien que escribe para distraer a la gente, porque la mayoría de la gente tiene una vida de mierda”, explicaba sin rodeos De Villiers, en una reciente entrevista en televisión. Nacido en París el 9 de diciembre de 1929, de padre autor de teatro y madre heredera de la pequeña nobleza, empezó su carrera como periodista. La muerte de Ian Flemming en 1964, el padre de James Bond, le animó a embarcarse en otra saga de espías. Un año después nació el personaje del príncipe austriaco Marko, o su alteza serenísima (SAS), detective que trabaja para la CIA persiguiendo a malvados por medio planeta, principalmente a comunistas durante los años setenta y ochenta, e islamistas a partir de los noventa.

La primera entrega, SAS en Estambul, salió así en 1965. La última, La venganza del Kremlin, se publicó hace menos de un mes. En cuatro décadas, vendió entre 120 y 150 millones de copias en todo el mundo, según la cifra aproximativa que él mismo daba, admitiendo haber perdido la cuenta. Sus novelas se reconocían al primer vistazo por las portadas llamativas de mujeres exuberantes, ligeras de ropa y arma en mano.

Siguiendo su formación de periodista, viajaba siempre a los lugares en los que se desarrollaba su acción y multiplicaba los contactos en el terreno con diplomáticos, políticos locales, periodistas y cualesquiera fuentes que le pudieran ser útiles, que a su vez se podían encontrar luego retratados en sus libros con alguna modificación. Entre sus fuentes, contaba con altos cargos del servicio secreto francés, empezando por el veterano general Philippe Rondot, al que se atribuye la captura de Carlos El Chacal. “Los servicios han utilizado varias veces los SAS para pasar mensajes a sus homólogos”, explicó ayer su abogado, Eric Morain.

Estos contactos, su conocimiento del terreno y su intuición le permitían incluso anticipar eventos. Una intuición que se encontraba por ejemplo en El complot de El Cairo, publicado en 1980, en el que imaginaba el asesinato del presidente Anuar el Sadat a manos de fanáticos islamistas. Esto fue apenas un año antes de que fuera asesinado durante un desfile militar. En 2012, en Pánico en Bamako, relataba la llegada de columnas de todoterrenos de yihadistas que venían a la capital malí. “No soy adivino, simplemente elaboro hipótesis a partir de países que conozco bien y, de vez en cuando, algunas de ellas se cumplen”, explicaba a la AFP.

Al margen de su enorme éxito con la serie SAS, dedicó el tiempo libre que le quedaba a editar otras series de novelas policiacas y acabó fundando su propia editorial, Murder Inc. De la vieja escuela, escribió hasta el final desde su lujoso apartamento de la avenida de Foch en su máquina de escribir de 1976. Poco amigo de las nuevas tecnologías, su muerte fue, sin embargo, anunciada a través de la red social de Twitter por su abogado, algo que él mismo había deseado como un último giro inesperado.

Fuente de la noticia: El País
PREMIOS LITERARIOS POR ORDEN ALFABETICO
LOS MAS VENDIDOS FICCIÓN // NO FICCIÓN
Desarrollada x Serlib Internet